El Escritorio

La Lluvia y La Laguna

Miguel Mery Ayup

Si recorremos en estos días de lluvia las carreteras de nuestra región, hacia cuatro Ciénegas por ejemplo, podemos ver que igual que la ciudad el campo está inundado, por algo esta región se llama La Laguna que no era en realidad una sino al menos tres cuando este territorio empezó a ser colonizado hace más de cuatrocientos años, la de Tlahualilo, la de Viesca y la de Parras hoy conocida como de Mayran, que cada año podían modificar su forma o extensión o incluso dividirse a su vez en varias lagunas. 

 
La Comarca Lagunera, de naturaleza plana se reproduce en nuestra ciudad. Hemos podido ver en las redes sociales una fotografía de 1910 que bien podría haber sido tomada el sábado pasado. Calles anegadas con agua que no muestra circulación. Conforme creció la ciudad los arroyos naturales dieron paso a bulevares lo cual agrava la problemática y la expansión exponencial de la mancha urbana al norte y oriente ha ocasionado que las alternativas de solución sean cada vez más complejas.


El sur de nuestra ciudad donde además tenemos cercanas las pendientes de la Sierra de Las Noas, la situación es aún más grave. Sin embargo las inundaciones cada temporada de lluvias no son inevitables, la solución no es un sistema único de drenaje pluvial, sino una red de pequeñas obras que deriven el agua a espacios de reutilización y absorción. Hemos tenido más de cien años para cambiar esa fotografía y no lo hemos hecho, y hoy se viven las consecuencias a causa del cambio climático y sus cada vez más visibles efectos. 


Por quinto año consecutivo se rebasó la media anual de precipitación de 300 milímetros, aunque aún lejos de las lluvias de 483 milímetros de 2016 que derivaron en la avenida del Río Nazas. El resultado todos lo hemos vivido, inundaciones, caos, daños materiales y económicos.

Las lluvias “atípicas” están llegando para quedarse. En Febrero de 2017 escribí en estas páginas “Prepararnos para la lluvia” que justo hablaba de que la planeación del aprovechamiento del agua pluvial era un tema de todo el año y no solo de cada septiembre. Otro año más nos alcanzó. 



miguelmerya@gmail.com

OPINIONES MÁS VISTAS