Criando Consciencia

La maleta

Nadja Alicia Milena Ramírez Muñoz

Desde mi tierra, al fin. Xalapa, con su neblina y su musgo, me absorbe durante todas estas vacaciones. 


Viaje con mis dos hijos a sabiendas que serían todo menos vacaciones. Es el primer día y me palpitan las piernas de tanto subir y bajar calles, hoy llovió, hizo calor, aguacero y viento. Y, ¿Adivinen quién no incluyó en su maleta ni un simple suéter?

Mis hijos traen cada uno suéter, chamarras, pijamas, trajes de baño. De todo, y yo, ni una pijama ni un suéter. Da risa porque también da lástima. ¿Tan olvidada está esa mujer que hasta ella misma se olvida de ella?

Es evidente que me falta encontrar el equilibrio. Ese punto en el que las necesidades de mis hijos estén cubiertas, pero las mías también. Es más, incluso al revés, hay quien lo asegura. 


Y las mascarillas de oxígeno del avión lo corroboran: primero colóquese el oxígeno usted, después ayude al menor a hacerlo. Porque, volvemos a donde siempre. Una mamá plena es una mamá que amara y respetará siempre a sus hijos.


Mañana me compro mi suéter y pijama, sin remordimiento, y por el momento, esto es breve, ya que me estoy quedando dormida justo ahora. 



ecopipalaguna@hotmail.com.mx

OPINIONES MÁS VISTAS