Fuera de Registro

Más allá del arcoíris

Nicolás Alvarado

El viernes 17 de mayo el Presidente de la República anunció en su conferencia de prensa que el entonces conmemorado Día Nacional Contra la Homofobia —es decir contra la fobia a los homosexuales sin importar género: eso significa homofobia— vería complejizado su nombre, acaso para atender los usos semánticos en boga. Hubo bandera arcoíris y discursos, ninguno memorable con excepción del de un muy valiente Genaro Lozano, quien recordó que “nuestro país no va a ser más justo… si seguimos pensando en consultas para los derechos humanos” (lo que, sin embargo, no parece haber hecho mella en el Presidente: minutos después, cuestionado sobre los derechos a recibir pensión de viudez y a adoptar hijos de las personas que viven en pareja homosexual, respondía que “eso son la misma sociedad y las autoridades correspondientes las que van a decidirlo”; puesto de otro modo, que esos derechos han de ser, en el mejor de los casos, sometidos a consulta).

También habló en el mismo acto Hugo López-Gatell, funcionario de la Secretaría de Salud, quien anunció un nuevo paradigma que garantizaría la atención a pacientes seropositivos en el sistema de salud pública y supondría un ahorro de mil 700 millones de pesos. Lo que sonaría muy bien si fuera posible saber qué medicamentos contempla, cuál es su abasto y a qué ha de ser destinado el ahorro.

No lo dijo, sin embargo. Y no parece haber manera de saberlo, ya que no solo no lo detalla el sitio de la Secretaría de Salud sino que la página www.salvar.salud.gob.mx, del Sistema de Administración, Logística y Vigilancia de Antirretrovirales, que hasta hace unos días permitía a cualquier ciudadano conocer en todo momento el abasto por medicamento en cada entidad, precisa ahora para su consulta clave de usuario y contraseña.

Onusida ha fijado para 2020 una meta, conocida como 90-90-90, consistente en que 90 por ciento de las personas seropositivas en el mundo estén diagnosticadas, reciban terapia antirretroviral y aparezcan indetectables. ¿Contribuye este nuevo paradigma a la consecución de ese objetivo? Acaso la respuesta anide más allá de la bandera arcoíris, tan lucidora para la foto.

OPINIONES MÁS VISTAS