Nada personal

Van al descontón

Pablo Ruiz Meza

Como ocurre con los candidatos y los respectivos asesores, en los debates participan ideas y propósitos muy fijos contra los contrincantes, principalmente, el puntero.

Ocurrió así en el “debate” entre Luis Miguel Barbosa Huerta, de “Juntos Haremos Historia”; Enrique Cárdenas Sánchez, del PAN, PRD y MC; y Alberto Jiménez Merino, del PRI.

A juzgar por lo visto en la transmisión televisada del encuentro en el Teatro del Complejo Cultural Universitario de la UAP, los que más se prepararon para la confrontación de ideas fueron Cárdenas y Jiménez, principalmente, con recortes de portadas de medios impresos.

Barbosa Huerta no requirió ningún apunte, documento de apoyo o recortes de diarios; hizo frente a sus contrincantes respondiendo a cada uno de los señalamientos o acusaciones en esta vorágine de denuncias.

Lamentablemente, un solo aspirante mostró una sola gráfica o lámina de apoyo a las propuestas de acuerdo con los temas contemplados en el formato, bajo la conducción de las periodistas, Patricia Estrada y Gabriela Warkentin.

Lo único claro es que las personas más documentadas que asistieron al “debate” fueron las moderadoras, que se quedaron con las ganas de escuchar respuesta claras y documentadas de quienes aspiran gobernar la entidad poblana.

Más de noventa minutos y tres bloques de temas de interés de los poblanos fueron anulados por el intercambio de acusaciones y descalificaciones, principalmente, con la insistencia de cada quién para afectar al contrario con señalamientos de enriquecimiento ilícito, propiedades mal habidas y defraudación…

En el pretendido “debate” salieron a relucir hasta los muertos y los prófugos de la justicia; el nombre de la difunta Martha Érika Alonso apareció, porque la indujo la conductora Patricia Estrada, a propósito de las becas a “Niños Indígenas”. La imagen del fallecido Rafael Moreno Valle salió como un recurso gráfico del priista, Alberto Jiménez Merino, para responder al señalamiento del paradero de su “mentor”, Mario Marín Torres, prófugo de la justicia.

Total, que a los poblanos sí les quedaron a deber, como ha ocurrido en otros debates, con propuestas de gobierno que, igual, en una de esa les tenía más al filo del sillón si el América pasaba a la final.

pablo.ruiz@milenio.com


OPINIONES MÁS VISTAS