El desafío del pensar

Adiós al plástico

Paulina Rivero Weber

Recientemente en redes sociales circuló la foto de un anuncio colocado en un puesto de mercado, que decía: “Favor de traer: su bolsa de mandado para su fruta y verdura, su tupper para queso, arroz, frijol, azúcar, etc., su canasta o bote para huevo. cuidemos nuestro planeta, es nuestro único hogar o ¿acaso tú tienes otro? gracias.”

Hace poco más de medio siglo, en los mercados se vendía arroz, frijol, lenteja y muchas otras cosas, en “cucuruchos” de periódico. Mi abuela y mi madre llevaban un carrito de lona, o la enorme bolsa del mandado de mecate. Comprábamos en orden: lo más pesado primero y así lo más delicado quedaba hasta arriba. Me gustaba ayudar a que las cosas delicadas no se “hicieran chicharrón” con el peso de lo demás.

Nadie empleaba bolsas de plástico; mucho menos unicel. Los jugos frescos se servían en vasos de cristal, los tacos se colocaban sobre un papel café, y en los puestos con mesas, sobre platos de metal que ahí se quedaban y se lavaban. ¿Agua? Era cosa de parar en cualquier puesto y decir: ¿me regala un vasito de agua? “El agua a nadie se le niega” era una especie de dictum popular.

El plástico y el unicel hicieron la vida más cómoda. Se acabaron las bolsas del mandado, los vasos y platos para lavar. Pero también se acabaron los ríos y están por acabarse los mares. De acuerdo al Informe “Estado del plástico 2018” de ONU Ambiente, alrededor de 13 millones de toneladas de plástico son vertidas en los océanos cada año del total de los 300 millones de toneladas de residuos plásticos que se producen anualmente, lo que equivale al peso de toda la población humana.

¿Necesitamos que nos obliguen a vivir sin plástico o podemos dejarlo por voluntad propia? ¿Habrá un gobernante en el mundo con los tamaños necesarios para iniciar una paulatina prohibición del plástico? ¿Seremos capaces los consumidores de organizarnos para exigir productos sin plástico?

Eso podría salvar el planeta y todavía es posible: hoy 3 de junio y hasta el 9, inicia la primera semana de boicot al plástico… bienvenidos quienes quieran unirse y no comprar nada de plástico, nada envuelto en plástico y llevar bolsas de tela o de material reciclable: todavía hay tiempo.

OPINIONES MÁS VISTAS