Hormigas

Leer, una vía para la realización

Porfirio Hernández

La lectura es un fenómeno multifactorial, y el libro, un objeto que simboliza una relación social, individual y colectiva, según se vea. El análisis de los hábitos de consumo de libros y de la lectura debería pasar por un amplio tamiz de variables, muchas de ellas medibles a través de la sociología y la antropología, pues los promedios del número de libros leídos al año por una comunidad, aun cuando revelan un momento de la medición cuantitativa, nada nos dicen de la noción individual de la lectura ni de la función que cumple ésta en la comunidad donde se desarrollan los lectores. ¿Qué significa tener el hábito de la lectura en un barrio marginado y violento y qué en la comunidad docente de la Facultad de Humanidades de la Universidad? ¿Significa lo mismo el número de libros leídos en un espacio y otro?

Examinar el hábito de la lectura y el fenómeno de leer libros debería partir de los conceptos y valores que tienen ambas actividades, formados, desde mi punto de vista, en la escuela básica, y considerar desde luego los contextos en que se practica la lectura. Leer con fluidez, leer más que el resto de los alumnos distingue al alumno en relación con la clase y más precisamente con el objeto libro, concebido como un artefacto de valor propio, como lo son la lectura y la escritura. Se forma en los educandos la noción de que quien lee es más culto, tiene más elementos de juicio y más prestigio social; por lo tanto, leer y escribir son actividades que inequívocamente llevarán al camino de la realización personal. Hay, pues, una fetichización de la lectura que funciona como motivador de la imagen individual y su relación con los demás.

De ahí las reacciones de desaliento cuando nos enteramos de que en promedio los mexicanos leemos 3.3 libros al año. ¿Qué dice de nosotros como sociedad? ¿Qué leemos, más allá de los libros, revistas, historietas y páginas web?

Leer libros es solo un indicio, desde luego, del hábito lector, pero no el único, pues hay quienes leen material escrito funcional(manuales, instructivos, recetas de cocina, información nutrimental, mapas y croquis, diccionarios especializados, conversaciones de mensajería instantánea…) por hábito. Sí, por hábito. Leer no está ligado siempre a valores de realización personal, aun cuando así nos lo hayan implantado, sino simplemente a la práctica diaria de una actividad cualquiera. Muchas veces se lee por necesidad, por curiosidad, por manía, por deficiencia o nada más para aclarar confusiones; tengo para mí que ahí es donde está el más alto perfil de los lectores de México... y no se mide. Tampoco me extraña que las estrategias de fomento de la lectura tengan malos resultados cuantitativos… pues sólo por ellos se mide su éxito.

OPINIONES MÁS VISTAS