Columna de Qiu Xiaoqi

Inicia la segunda “década dorada” de la cooperación Brics

Qiu Xiaoqi


Las montañas y los mares nunca distancian a las personas que tienen aspiraciones comunes.” Líderes de los cinco países de Brics se reunieron el año pasado en Xiamen para delinear la visión de la segunda “década dorada”, impulsando la nueva travesía de Brics. Un año después, se encontraron en Johannesburgo para continuar la cooperación Brics, donde el presidente chino Xi Jinping definió la tónica general del desarrollo del bloque en los próximos 10 años, y proporcionó las propuestas chinas para aumentar su cooperación y planificar su futuro.

El mecanismo Brics nació hace 10 años, cuando se desató la crisis financiera global y el desarrollo mundial demandaba una dinámica distinta con nuevos actores, con lo cual se inició un nuevo capítulo de solidaridad y coordinación entre los países emergentes. En la última década, los cinco países, adhiriéndose al espíritu de apertura, inclusión y cooperación de ganar-ganar, han impulsado el desarrollo profundo de la cooperación pragmática en todos los terrenos. Ha aumentado en 179 por ciento su PIB, en 94 por ciento su volumen comercial y en 28 por ciento su población urbanizada, y han contribuido con más de 50 por ciento al crecimiento económico mundial, y sin dejar de mencionar que se han convertido en los principales impulsores de la recuperación económica mundial. La cooperación Brics se creó desde cero para ser el paradigma de la cooperación sur-sur y un aporte de energía positiva para la gobernanza global.

La próxima década será crucial, en donde los nuevos motores de la economía mundial sustituirán a los viejos. La nueva ronda de revolución y transformación en ciencia, tecnología e industrias caracterizadas por la inteligencia artificial y el bigdata, está cobrando fuerza y está proyectando un gran número de nuevas industrias y modelos de negocios que cambiarán fundamentalmente el desarrollo global, el trabajo y la vida de las personas. La próxima década será decisiva, en donde se observarán cambios acelerados en la configuración internacional y en la correlación entre las fuerzas.

La producción económica de los países emergentes y en desarrollo representará la mitad del total mundial. Es imparable su despegue colectivo, que hará que sea más equilibrado el desarrollo global y más sólida la base de la paz mundial. La próxima década será determinante, en donde se presenciará una profunda remodelación del sistema de gobernanza global. El mundo se está desplazando hacia la multipolaridad y se abre paso a una mayor globalización económica entre propuestas retrógradas.

Los sitios conflictivos en términos geopolíticos siguen surgiendo y la oscura sombra del terrorismo y los conflictos armados nos siguen persiguiendo. El unilateralismo y el proteccionismo van en aumento, lo que asesta un severo golpe al multilateralismo y al régimen comercial multilateral. El futuro camino de la gobernanza global afectará el espacio de desarrollo de los países emergentes y en desarrollo, además de la prosperidad y estabilidad de todo el planeta.

Frente a la nueva situación, oportunidades y desafíos, la cooperación Brics será más fuerte, como los cinco dedos apretados en un puño. Primero, se promoverá una cooperación de mutuos beneficios para construir una economía abierta. Hay que rechazar el unilateralismo y el proteccionismo, impulsar la liberalización y facilitación del comercio y las inversiones, y conducir a la economía mundial hacia una mayor apertura, inclusividad, un crecimiento equilibrado y resultados que beneficien a todos.

Segundo, se fomentará la innovación y se aprovecharán las oportunidades de desarrollo. Los países Brics deben fortalecer el intercambio y la cooperación internacional en la innovación, poner en juego sus ventajas y recursos, sustituir los viejos motores de crecimiento con los nuevos, e impulsar la reforma estructural, con el fin de ampliar la cooperación.

Tercero, se promoverá el crecimiento inclusivo para ofrecer beneficios a todos los pueblos. Se tiene que promover la articulación de la Agenda de 2030 para el Desarrollo Sostenible con las estrategias de desarrollo de diferentes naciones, coordinar el desarrollo entre la economía, la sociedad y el medio ambiente, construir un ecosistema que respete la naturaleza y promueva el desarrollo ecológico, e incrementar el apoyo a los países en desarrollo.

Cuarto, se fomentará el multilateralismo y se mejorará la gobernanza mundial. Hay que oponerse a la hegemonía y la política de fuerza, abogar por una seguridad común, integral, cooperativa y sostenible, respaldar el régimen comercial multilateral, y aumentar la representación y la voz de los mercados emergentes y los países en desarrollo.

La cooperación Brics ha logrado resultados fructíferos en la década pasada, se adapta a la tendencia del desarrollo actual, y proyecta un brillante futuro. Los cinco países trabajarán con México y otros países emergentes y en desarrollo para alcanzar nuevos objetivos. Convertirán la visión de la segunda “década dorada” de BRICS en realidad, y avanzarán juntos hacia la comunidad de destino de la humanidad.

*Embajador de China en México

OPINIONES MÁS VISTAS