A balón parado

Guardiola, Maradona. ¿Qué tienen los Dorados?

Rafael Ocampo

A mí me gusta que Diego Armando Maradona venga como entrenador al futbol mexicano. No soy de los que lo condenan e incendian.

Me encanta que un personaje con su historia venga a vivir y a trabajar en México. Algo bueno nos va a dejar. De entrada, está claro, notoriedad.

Maradona no ha tenido una gran carrera como director técnico, aunque ya dirigió en un Mundial a la selección argentina.

Viene a entrenar a los Dorados de Sinaloa, de la Liga de Ascenso. Este de Culiacán es un equipo tradicionalmente fuerte aunque no ha empezado nada bien el presente torneo. En seis partidos no han ganado, solo tres empates.

Ver a Maradona dirigir a sus muchachos, escucharlo hablar de futbol en las entrevistas que dé o en las ruedas de prensa que le organicen, va a ser todo un espectáculo.

Pero ver a Maradona vivir en Culiacán, convivir con la gente de esta ciudad y de esta región, me parece que será algo que dará muchísimo de qué hablar.

Aparecerá también el Maradona libre de expresarse sobre el tema que se le ocurra, con un discurso ciertamente a veces muy contradictorio, pero en términos generales crítico e incómodo hacia los poderes establecidos.

Vamos a ver qué puede hacer Diego Armando por los Dorados. No la va a tener nada sencillo, pero el equipo no puede estar peor de lo que ahora mismo ya lo está.

Insisto en celebrar la idea de quién decidió convencerlo de venir a México. Y no soporto la descalificación que se hace de su figura y persona por la enfermedad que lo sumió en las drogas hace ya algunos años. Me parecen comentarios estúpidos, ventajistas y muchas veces también hipócritas.

Maradona tiene mucho que dar al futbol y a los futbolistas en México. Ojalá encuentre un entorno que lo reciba con el cariño y el respeto que una figura como él se merece. Solo empezando de esta manera podremos esperar cosas buenas de uno de los grandes genios que ha dado este deporte.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo

OPINIONES MÁS VISTAS