Vivir como reina y gastar como plebeya

Ahorrar es como un BMW, algo aspiracional

Regina Reyes-Heroles C.

Disfruta el momento porque quizá no haya un mañana”. La incertidumbre que causa la permanencia en el mundo es humana, pero es posible que afecte nuestras finanzas, porque si no sabemos cuánto dura esto, ¿entonces para qué demonios ahorrar?

En México, 72 por ciento no hemos hecho planes para el momento del retiro, según la encuesta Ahorro y futuro: ¿Cómo piensan los mexicanos?, de la Asociación Mexicana de Afores.

“En nuestro mindset no está prepararnos para el futuro, vivimos en el compre aquí y compre allá, las ventas nocturnas y los meses sin intereses”, me dijo Leopoldo Somohano, director corporativo de estrategia y desarrollo de negocios de Principal.

Por la falta de cultura financiera cometemos errores que desbalancean las finanzas. Dentro de los más comunes, me explicó Leopoldo, es llevar una vida que no puedes costear, no poder pagar la renta —que permite gozar el día a día— porque no hay control al firmar la tarjeta. Otro: ayudar a los demás antes que a ti, es decir, ser el que apoya a toda la familia a cumplir sus sueños o salir de deudas.

Todos hemos hecho un viaje que no podíamos pagar; comprado de más cuando no teníamos la certeza de que podríamos pagar. Pero nunca es tarde para buscar el balance. El deleite debe formar parte de la vida y es cierto que no sabemos cuánto podremos festejarla, pero existe la posibilidad de vivir más de 76 años (la expectativa de vida de los mexicanos). ¿Cómo vamos gozar este tiempo? Planeando hoy y ahorrando hoy.

“Hay que reforzar la responsabilidad personal”, me enfatizó Leopoldo. Solo nosotros podemos juntar lo suficiente para vivir como queremos durante el tiempo que tengamos. “El ahorro debe ir primero, antes que el gasto”, justo para guardar para el futuro; y lo más importante es la constancia, abundó Leopoldo, o no se logran las metas.

Habrá que luchar porque “es fuerte la cultura del aquí y del ahora”, me subrayó Leopoldo. Quizá haya que empezar viendo al ahorro como algo aspiracional; el ahorrador no es tacaño, es el habilidoso e inteligente que logra vivir siempre como quiere.

Twitter: @vivircomoreina

OPINIONES MÁS VISTAS