Music Club

Canto (Llanto) para una escritora

Rodrigo Ruy Arias

Sirva esta columna como homenaje a la maestra Magdalena González Casillas (1939-2019), importante investigadora de la literatura mexicana. Quienes tuvimos la fortuna de conocerla, lamentamos profundamente su deceso.

El Seminario de Cultura Mexicana, corresponsalía Guadalajara, organizó el día 24 de febrero, a las 13 horas en el Templo de Santa Teresa, el concierto In memoriam, para esta gran pensadora, Premio Jalisco en letras 2014. La ejecución estuvo a cargo de la soprano Dolores Margarita Moreno Azpeitia y el organista José Antonio Frausto Zamora, “con obras de los archivos de Catedral”, dicho por el padre Tomás de Hijar Ornelas, columnista de MILENIO JALISCO.

La música de Manuel de Sumaya (México, 1968-Oaxaca, 1755), Ignacio Jerusalem (Nápoles, 1707-1769) y de fray Vicente Ortiz de Zárate, inundó los espacios del templo de Santa Teresa, remitiendo de inmediato a la ópera italiana del barroco temprano: Metatextos de Claudio Monterverdi, Giulio Caccini, Jacopo Peri.

En un interludio, el padre De Hijar expresó: “Cabe mencionar que este concierto se lleva a cabo sin artificios sonoros, sin micrófonos, con la acústica natural del templo”. En el canto gregoriano de la Época Medieval, las bóvedas de los grandes monasterios funcionaban como amplificadores del sonido.

Más allá de la música, vinieron a mi mente gratos recuerdos de la maestra Magdalena. La primera clase que tuvimos con ella: “Jóvenes, me vine así de guapa, porque hoy me van a tomar una fotos, en este salón, para la Gaceta Universitaria”.

Aquella tarde, después de la sesión de fotografía, inició un viaje inolvidable, que se prolongó a lo largo de dos semestres, por los mares de la literatura jalisciense. Con su sabiduría y afabilidad, la maestra se ganó a pulso la admiración y el respeto de nuestra generación.

Parafraseo: “Yo fui la primera mujer que estudió en esta facultad (letras). Antes estaba mal visto que las mujeres estudiaran. Las primeras estudiantes ingresaban a la Facultad de Química, porque la gente no percibía la diferencia entre los matraces y los trastes, y así nadie podía juzgarlas”.

Científica de las letras, estupenda ensayista, creadora de libros fundacionales sobre literatura jalisciense, el pensamiento de Magdalena González queda resumido en esta cita, expresada al final del concierto por la maestra Silvia Quezada Camberos: “Tres cosas son las que más me han apasionado en la vida: Leer, hablar, y escribir”.

Hasta en quince, con más sonoridades.


rodrigor_65@outlook.es





OPINIONES MÁS VISTAS