Music Club

Desafíos artísticos

Rodrigo Ruy Arias

A mi amigo Efraín Franco: La manera más adecuada de unirme a tu dolor, es esta columna

En su texto Escuchar la pintura, pintar la música: Intertextualidad musical y pictórica en la música de Mario Lavista, Ana R. Alonso Minutti, refiere: “Para Lavista, las pinturas tienen “una cualidad acústica”; una variedad de sonidos y timbres que podrían hacerse audibles para el espectador” (Minutti, en Pauta, cuadernos de teoría y crítica musical, no. 139-140, p. 85).

Mario Lavista ha sonorizado obras pictóricas como El Pífano de Édouard Manet –en una obra homónima, compuesta en 1989 para piccolo solo-, Las músicas dormidas de Rufino Tamayo, en donde Lavista imaginó una orquestación onírica: “Lavista (…) trató de imaginar los sonidos presentes en los sueños de las músicas; se propuso componer lo que ellas estarían soñando. Esta idea de soñar música es muy liberadora para un compositor: el sueño puede llevar a cualquier parte. (Ibid, p. 91).

Y sobre el Cristo de San Juan de la Cruz, pintado en 1951 por Salvador Dalí, en donde Lavista “tomó música de su Missa ad Consolationis Dominam Nostrum como punto de partida para su composición” (Ibid, p. 97).

(…)

En La Serenata, óleo sobre tela de 1996 del pintor jalisciense Sergio Garval, cuatro músicos hacen sonar sus instrumentos en plena calle, junto a una mujer recostada en un diván rojo. Un hombre rubio en calzoncillos interpreta la trompeta, dos hombres vestidos como arlequines la guitarra y el laúd, y finalmente un tercer hombre, sin camisa, el violín (SERGIO GARVAL, LA DESCENDENCIA DE OZYMANDIAS, 2014, p. 25).

¿Qué sonoridades encierra el cuadro de Garval? Es decir: ¿Qué obra ejecutan estos extravagantes músicos?

Será el compositor o el espectador el encargado de desentrañar su dimensión sonora.

Con todo, lo esencial es entender que la obra de arte es transtextual. Mientras más competencia en el terreno del arte posea el creador –conocimiento de las diversas disciplinas artísticas-, mayores posibilidades tendrá para recrear universos alternos.

Por eso un pintor de la talla de Jorge Pérez y Pérez o un artista multidisciplinario como Jorge Jasso –poseedores de un alto background musical-, ejecutan la obra impregnándola de señales sonoras. Metáfora y experimento: Interrelación semántica.

Más hipersonidos en quince.

leverkhun1@outlook.es

@AlterRuy

OPINIONES MÁS VISTAS