Fuente Ovejuna

#ExigimosSeguridadChallenge

Salvador Cosío Gaona

Código Rojo en Jalisco y Guadalajara, tomen precauciones”, el mensaje que llegaba a los aparatos móviles y a través de redes sociales estaba acompañado de un link del periódico Milenio y muy pocos optaron por abrirlo (seguramente confiados en la credibilidad del medio). Lo urgente era compartirlo, subirlo de inmediato a las redes, comunicarse con la familia para saber si estaban bien y prevenirles que había “código rojo” aunque el 90 por ciento de quién lo advertía desconociera el significado correcto de ese precepto, que valga mencionar, es un mecanismo utilizado por coordinaciones policiales en situaciones de emergencia o hechos violentos. Solo el Gobernador puede dar la alerta máxima. En fin, así transcurrió la tarde-noche del pasado lunes, unas horas antes cuatro policías habían sido asesinados en una emboscada y más tarde otros dos perdían la vida en un enfrentamiento con delincuentes.

¿Cuántos de ustedes cayeron en el engaño de las fake news ese día? Las fake news son algo así como el cáncer del internet. Quienes se dedican a generar este tipo de artículos lo hacen con la perversa intención de manipular al lector o escucha e incidir en sus decisiones para desprestigiar y arruinar o exaltar personas, instituciones, entidades, y negocios entre otros.

¿Cuántos de ustedes no se dieron tiempo para verificar que la información del “código rojo” fuera fidedigna? Se trataba de una noticia manipulada. Efectivamente era un link de Milenio, era una nota de MILENIO que contenía el video de una rueda de prensa del gobernador en la que hablaba de narcobloqueos, de enfrentamientos, de muertos, sí, de todo eso, pero era una noticia de lo ocurrido ¡el 1 de mayo de 2015!

El tema no es menor, en días pasados una fake news en un poblado del estado de Puebla, provocó el linchamiento de dos hombres porque alguien soltó el rumor de que eran ‘robachicos’ y una turba enardecida decidió que debían morir porque la policía no haría justicia. Les rociaron gasolina y los quemaron vivos. La maldita inquisición en pleno siglo XXI. Así de simple. Al día siguiente se supo que los dos varones eran inocentes, uno de ellos estudiante de derecho en una universidad de Veracruz, el otro su tío. Así de escalofriante.

Un par de días después de lo ocurrido en Puebla, el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, hizo uso de sus redes sociales con la noble intención de incidir en los jaliscienses para que dejen de compartir noticias falsas y lanzó el reto #CombateElRumorChallenge que consiste en 1. Descargar un video de 30 segundos en el celular 2. Enviárselo a quienes comparten rumores y cadenas, pidiéndoles que hagan lo mismo con sus amigos 3. Siempre que te llegue un rumor, antes de compartir verifica por WhatsApp en este número 3312871204 de la Fiscalía General del Estado de Jalisco que sea verdad.

Tristemente el mensaje del gobernador apenas se compartió 3,861 veces y tuvo 8,430 me gusta en Facebook, mientras que en twitter lo compartieron 219 personas. No sé viralizó porque, simplemente, no era una nota roja ni amarilla ni había muertos ni morbo ni narcobloqueos ni anunciaba un código rojo. Muy pocos se interesaron en compartirlo.

En cambio, tres días después, cuatro policías mueren en una emboscada y una fake news donde presuntamente se decretaba “código rojo” se apodera de las redes sociales y nos convierte en rehenes de quienes intentaron manipularnos y lo consiguieron. La gente fue el objeto para circular una noticia falsa. Atinadamente, el fiscal general, Raúl Sánchez Jiménez, salió a dar la cara y a desmentir la noticia.

Minutos después se registró un nuevo tiroteo, esta vez entre policías de Zapopan y delincuentes que acababan de robar con violencia una camioneta. Dos policías de Zapopan murieron.

Las fake news son algo con lo que tenemos que aprender a convivir porque ahí están y van a seguir, pero en nosotros está el ser quien las circula o las frena. Con lo que no podemos ni debemos acostumbrarnos a vivir es con la inseguridad, con la muerte, con los desaparecidos. Eso le corresponde a las autoridades y ahí les dejamos el reto #ExigimosSeguridadChallenge que consiste en 1. Descargar la intranquilidad, miedo y zozobra que pesa sobre los jaliscienses 2. Enviar a los cuerpos de seguridad instrucciones para enfrentar a la delincuencia y el crimen organizado. 3. Siempre cumplir la ley y transferir los reos de gran peligrosidad al reclusorio de alta seguridad y abatir el autogobierno en las cárceles, pacificar de inmediato colonias y poblados con cuerpo policial altamente capacitado, depurar corporaciones policiales, complementar y fortalecer las instancias anti corrupción y contra la impunidad, para que la gente vuelva a depositar su confianza en la autoridad.

@salvadocosio1


opinion.salcosga@hotmail.com



OPINIONES MÁS VISTAS