Columna de Sara S. Pozos Bravo

California: praxis indebida

Sara S. Pozos Bravo

Mark Sodersten pasó “… 22 años tras las rejas cumpliendo una sentencia de cadena perpetua sin libertad condicional después de ser condenado por asesinato. En 2007, un tribunal de apelaciones de California determinó que el fiscal había retirado indebidamente a la defensa, las entrevistas grabadas con un testigo clave durante el procesamiento del caso. Después de revisar las cintas, el tribunal anuló la condena”. Un inocente condenado a cadena perpetua porque un fiscal de California ocultó pruebas “dramáticas” que apuntaban a la inocencia de Sodersten.

La cita viene de un estudio realizado por la Escuela de Leyes de la Universidad de Santa Clara, en California, denominado Preventable error: A report on prosecutorial misconduct in California 1997-2009. Es el estudio más completo, actualizado [a 2012], cuantitativo y procesable sobre el grado de mala conducta de la fiscalía de California, [que analiza], aborda e identifica el sistema de justicia […], sus costos y consecuencias, incluyendo la condena injusta de personas inocentes. Los investigadores realizaron “… un análisis exhaustivo de los casos públicos de conducta indebida de la fiscalía de California, revisando más de 4,000 fallos de apelación estatales y federales, así como decenas de informes de los medios, y las decisiones de los tribunales de primera instancia que abarcan el periódico comprendido entre 1997 y 2009. Este estudio es la revisión estatal más exhaustiva de la conducta indebida de los fiscales…”. El examen reveló 707 casos en los cuales los tribunales encontraron explícitamente que los fiscales cometieron una conducta indebida”.

Y si creen que estas malas prácticas ya se han acabado, están muy equivocados. La defensa del apóstol Naasón había estado solicitando que la fiscalía le entregara las supuestas evidencias que tenía, tal cual la ley lo ordena. Pero el fiscal Becerra retuvo las supuestas pruebas que, por cierto, ni siquiera se presentaron en la audiencia pasada. Por el contrario, la mala praxis del fiscal, con toda intención, vomitó sus mentiras a los medios que las reprodujeron como si fueran dogmas de fe. Así de grande es la mentira que se fabrica en la fiscalía de California contra el apóstol Naasón.  La semana que entra analizaremos otras prácticas ilegales del fiscal.


www.sarapozos.mx


OPINIONES MÁS VISTAS