Columna de Sara S. Pozos Bravo

Incitación al odio y medios de comunicación

Sara S. Pozos Bravo

En 2013, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, publicó el Plan de Acción de Rabat (A/HRC/22/17/Add.4) en el que advertía sobre la incitación al odio: “[…] Una defensa virulenta y cargada de odio puede desencadenar el peor de los crímenes […] Es claro que el odio tiene muchos rostros y está presente en todas partes del mundo”. (La traducción es mía). Entre otros aspectos fundamentales, el documento traza la ruta a seguir en este delicado tema: primero, identificar el lenguaje del odio; segundo, conocer el contexto; y tercero, distinguir entre el uso de la libertad de expresión con intenciones de promover un linchamiento moral (resolución del Consejo de Derechos Humanos 16/18 del 2011).

La incitación al odio se ha comprobado en menos de dos semanas en el caso de la detención del apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, en California. El fiscal de California ha vulnerado el derecho a la presunción de inocencia del acusado y, además, ha incitado al odio contra él y contra toda la Iglesia La Luz del Mundo. A todos los personajes que incitan al odio, el documento citado del Alto Comisionado los llama “perpetradores de incidentes”. El fiscal Xavier Becerra, ha sido eso, un perpetrador de incidentes y una figura pública “… debe de abstenerse de utilizar mensajes de intolerancia o expresiones que puedan incitar a la violencia, la hostilidad o la discriminación […] Debe quedar claro que la violencia nunca puede ser tolerada como una respuesta a la incitación al odio”. (párrafo 36)

Aunado al fiscal de California, otros perpetradores de incidentes han aparecido en México provocando un discurso de odio inhumano. Se trata de algunos medios de comunicación. En un análisis estadístico de las notas publicadas en medios impresos en Jalisco en tres momentos distintos –el momento de la detención, la rueda de prensa del fiscal de California y la rueda de prensa de los abogados de la defensa del apóstol- hay una clara relación entre las dos primeros tiempos, las portadas de los diarios locales y los casos de intolerancia y persecución contra los fieles en México. Del total de notas publicadas entre el martes 4 y el lunes 10 de junio (49), el 95% de ellas retoman los dos primeros momentos del caso pero “olvidan” cubrir la nota de la rueda de prensa de los abogados defensores y publicarla en el medio impreso en las mismas circunstancias que las anteriores. Luego, el 85% de las notas utilizan titulares que olvidan por completo la presunción de inocencia del acusado, condenando al inocente y atizando el fuego contra todo aquello llamado La Luz del Mundo. En este mismo lapso de tiempo se logran documentar, en promedio, 100 casos de intolerancia por motivos religiosos contra los creyentes de La Luz del Mundo.

Así, hay una relación directa entre la incitación al odio del fiscal de California, los medios de comunicación con sus titulares morbosos y amarillistas, y los actos de violencia, intolerancia, persecución e intentos de homicidio contra los creyentes de esta Iglesia. Ojalá todos siguieran y aplicaran las enseñanzas del apóstol Naasón Joaquín en donde pregonaba y exigía el respeto absoluto entre todos los seres humanos.

www.sarapozos.mx


OPINIONES MÁS VISTAS