Columna de Sara S. Pozos Bravo

Prejuicio y parcialidad del fiscal de California

Sara S. Pozos Bravo

En agosto del año pasado, el fiscal de Pensilvania dio a conocer un informe en donde revelaba los más de mil casos de abuso sexual en las diócesis que comprenden ese estado. Pronto, otros fiscales hicieron lo propio en sus estados pero algo pasaba con el fiscal de California, Xavier Becerra. El 12 de septiembre de 2018, el periódico Los Ángeles Times publicó un reportaje en torno a esa falta de resultados del fiscal y escribió: “… So far, however, Becerra’s office has stayed mum on one of California’s biggest criminal outrages: sex abuse in the Catholic Church.” (Hasta ahora, sin embargo, la oficina de Becerra se ha mantenido en silencio en uno de los mayores atropellos criminales de California: el abuso sexual en la Iglesia Católica.

En este contexto de falta de seguimiento a todas las demandas que realmente existen contra sacerdotes católicos, Becerra decide buscar un blanco de alto impacto para catapultarse en sus pretensiones políticas de convertirse en gobernador de California. Elige al Apóstol de Jesucristo y presidente internacional de la Iglesia La Luz del Mundo, hermano Naasón Joaquín. Lo detiene y comienza un circo mediático que, a falta de resultados, le dé votos. Luego, en la rueda de prensa ofrecida el pasado jueves, el fiscal nos deja ver sus prejuicios y, al hacerlo, comete un error más en su trabajo de procuración de justicia: emite graves juicios personales contra el hermano Naasón y contra los integrantes de la Iglesia La Luz del Mundo. Son declaraciones que provocan reacciones de violencia y odio contra la minoría señalada. Son declaraciones de odio.

Los actos de discriminación e intolerancia religiosos comienzan a presentarse en México y en otros países. Una amiga mía es despedida de su trabajo por su fe. Le dicen que se quite las faldas largas que usa y se ponga pantalones para darle trabajo. Ella se va con su conciencia tranquila. Tenía muchos años trabajando en esa empresa pero las declaraciones del fiscal comenzaron a provocar linchamiento moral. Algunos de los templos o iglesias de La Luz del Mundo comienzan a ser apedreadas. Algunos niños, en sus escuelas, comienzan a ser señalados y discriminados porque sus padres profesan la fe cristiana de la Luz del Mundo. El odio en redes sociales es inhumano. Y todo como consecuencia de las irresponsables declaraciones del fiscal Xavier Becerra, que son recogidas y publicadas por los medios como si se tratasen de dogmas de fe.

El prejuicio es una opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que conoce mal, según lo define la Real Academia. Y justo eso fue lo que evidenció el fiscal Xavier Becerra, prejuicios que confirman las declaraciones de que este tema es uno más de intolerancia religiosa contra La Luz del Mundo. El fiscal de California, además, violó el derecho a la presunción de inocencia del apóstol de Jesucristo, hermano Naasón Joaquín. Finalmente, sus declaraciones de odio han atizado a una sociedad racista, intolerante y discriminatoria como la nuestra contra todo aquello llamado La Luz del Mundo.

www.sarapozos.mx

OPINIONES MÁS VISTAS