Una mirada al mundo de la ciencia

Avances tecnológicos que le debemos a la astronomía

Silvia Patricia Ambrocio Cruz

Dentro de mi carrea como astrónoma, al término de algunas de las conferencias que he impartido, me he enfrentado a preguntas que quizá varios de nuestros lectores se han hecho: ¿Para qué sirve la astronomía? ¿En qué le es útil la astronomía a la sociedad? ¿No sería mejor invertir en trabajos científicos en el área de medicina o ambiental? Yo siempre les contesto que la astronomía aparte de ser una de las ciencias más hermosas, a ella le debemos una gran parte de los avances tecnológicos de los cuales disfrutamos hoy en día.

La astronomía es una de las primeras ciencias practicadas por el ser humano, ya que el hombre ha sentido la curiosidad y la necesidad de saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Desde siempre hemos mirado el cielo y buscado respuestas, primero sobre el origen de la tierra, después sobre el origen del sistema solar y ahora sobre el origen del universo. En tiempos remotos era sólo una búsqueda mítica, en la que se les atribuían varios hechos naturales a diferentes dioses y ahora es una búsqueda científica. Recordemos como los pueblos Mesoamericanos ya tenían conocimientos astronómicos muy avanzados, ellos ya mezclaban lo mítico con la ciencia, donde sus rituales y celebraciones tenían mucho que ver con el movimiento de los objetos celestes.

Una gran cantidad de avances científicos y tecnológicos se los debemos a la astronomía, ha sido gracias a la curiosidad y la necesidad de los astrónomos de generar nuevos conocimientos que se han desarrollado instrumentos que en un principio fueron útiles a la astronomía, pero que más tarde han sido utilizados para objetos de la vida cotidiana o con aplicaciones en la medicina. Un ejemplo de ello son las placas de rayos X, estas surgieron por la necesidad de los astrónomos de observar en longitudes de onda diferentes a las observaciones que se realizaban en el óptico por lo que crearon placas fotográficas que eran sensibles a los rayos X, las cuales más tarde se les encontró una aplicación en medicina.

Cada observación astronómica genera una cantidad de datos impresionante y para poder procesar y obtener información de cada uno de los objetos que observamos los astrónomos hemos tenido que desarrollar algoritmos especializados para manejar esa cantidad de datos. Ahora esos algoritmos se están utilizando en medicina para hacer estudios en el tratamiento del cáncer.

En un principio de la astronomía moderna, se utilizaban placas fotográficas para guardar y analizar la información que se obtenía de los telescopios, pero llegó un momento en que esto ya no era suficiente pues cada vez queríamos observar el firmamento con más detalle, fue así que en 1969 se inventaron los detectores CCD (Charge Coupled Device, este dispositivo convierte una señal luminosa en una señal eléctrica) que se colocaban en el telescopio ocupando el lugar de las placas fotográficas, con esto observábamos las nebulosas y las galaxias con más detalle y se comenzó a guardar la información de manera electrónica, ya no en una placa fotográfica como antes. Tiempo más tarde estos CCDs se utilizaron en las cámaras fotográficas y ahora se utilizan en las cámaras de los teléfonos celulares.

El internet surgió también gracias a la necesidad que tenían los astrónomos de poder intercambiar información de manera rápida y eficaz. Los observatorios astronómicos del mundo se encuentran localizados en lugares muy apartados, esto hizo que se empezara a generar la idea de transportar datos de manera rápida y así fue como se creó el internet en el radio telescopio de Australia. El desarrollo del internet en México fue gracias al esfuerzo de una astrónoma, la Dra. Gloria Koenigsberger del Instituto de Astronomía de la UNAM, fue ella quien al ver la necesidad de intercambio de información con los diferentes observatorios y universidades del mundo, toco puertas tanto de la NASA como del gobierno mexicano, así logró que le permitieran utilizar la red satelital Morelos para poder enlazarse a la NASA. De esta manera se colocó en la azotea del Instituto de Astronomía de la UNAM, la primera antena que estaría conectada vía satélite con la NASA y fue el 20 de julio de 1989 (aniversario del primer alunizaje) que se realizó el primer enlace de lo que terminaría siendo el internet en México.

Dentro del desarrollo de la astronomía se han tenido que ubicar telescopios espaciales para poder observar el universo en el Ultravioleta, el Infra-rojo, rayos gama y rayos X, para ello se hizo investigación espacial para poder instalar estos telescopios fuera de la atmósfera, esta investigación se ha utilizado después para desarrollar satélites de telecomunicaciones, los GPS y las transmisiones vía satélite.

El desarrollo de la tecnología requiere el desarrollo previo de la ciencia básica. Por lo cual puedo afirmar que la Astronomía es un motor importante del desarrollo científico y tecnológico con el consiguiente beneficio a la sociedad. Si no se hubiera invertido en astronomía no tendríamos quizás los avances tecnológicos que tenemos ahora.

Para la próxima entrega aprenderemos sobre la vida y muerte de las estrellas.

OPINIONES MÁS VISTAS