Estado fallido

Burlarse de Galilea

Susana Moscatel

El sentido del humor está muy bien, y no estoy diciendo que fue el comentario más afortunado del mundo el que Galilea Montijo hizo sobre la película Roma, que ahora es viral, meme y consentido de tu tía más latosa en WhatsApp.

¿Pero para cuándo el meme de todos aquellos que no saben que ya no es septiembre, que el Festival de cine de Venecia fue el año pasado, que prácticamente nadie sabía de qué iba Roma en ese entonces, y que el clip con el que tantos de jactan de superioridad intelectual, es de entonces?

Es en serio, la mujer ya debe estar más que acostumbrada a estas cosas, pero quiero que pensemos un poquito en lo que estamos haciendo cada vez que reenviamos algo así, y a quién estamos ayudando. Es muy sencillo. En su momento, el pensar que Roma se trataba de algo que pasaba en Italia era un error razonablemente comprensible.

Chistoso, sí. Pero uno de miles, e intrascendente, de no ser por lo que pasó (y seguirá pasando) con la película.

En esos momentos, cuando nosotros vimos la cinta como prensa de cine y nos pidieron que firmáramos un documento de no revelar nada aún, hasta bromeábamos de que la cinta se trataba del jabón que lleva el mismo nombre.

La primera escena, de Cleo lavando el patio mientras los aviones se reflejan en los charcos y las burbujas, no ayudó a extinguir nuestra carcajada. Claro, minutos después ya estábamos en ese otro tiempo. En otro mundo. No sabíamos a qué íbamos y salimos con opiniones muy claras. Y luego todo explotaría.

Claro que si hoy Galilea o cualquiera, pensaba que la cinta de Cuarón está situada en Europa, entonces pues sí, la burla sería inevitable. Pero qué profundamente injusto es que cualquier cosa que digas en la televisión pueda ser usada tan en tu contra ya en otras circunstancias. Ya cuando todo mundo vio la película o tiene alguna clara referencia de ella. Nadie está a salvo.

La temporalidad en el internet es algo de cuidado. En este caso, querer molestar a las conductoras de Hoy, es sin duda un deporte nacional que genera clics en la red y rating en los programas. Genera risa entre chats de amigos y hace que la gente se sienta más culta, porque sí sabe lo que la de la tele no. Tal vez suene inofensivo, aunque dudo que la conductora lo sienta así. Pero es una de las herramientas políticas más utilizadas hoy en día. Son las verdaderas fake news, antes de que Trump se apoderara del término para descalificar a cualquiera que lo critique. Es peligroso.

El Día de los Inocentes yo siempre he abogado porque no se publiquen notas falsas, porque de por sí ya es muy difícil reconocer a las fuentes serias en estos días.

Pero ahora es muchísimo más grave, porque lo que sea se diga, en cualquier momento puede resurgir. Y casi nadie va a preguntar el ¿qué? y el ¿cuándo? antes de creerlo, si eso desean.

Twitter: @SusanaMoscatel

OPINIONES MÁS VISTAS