Estado fallido

Sigue la purga en Hollywood

Susana Moscatel

Les Moonves ha sido, sin la menor duda, uno de los hombres que formaron la televisión estadunidense, ya ahora mundial, tal y como la conocemos. Y en muchos casos, tal y como la amamos. Él fue quien le ofreció un supercontrato a David Letterman cuando la NBC no le dio el Tonight Show. Estuvo al frente de los CSIs, de ceremonias de premios como los Emmy y Grammy (en Estados Unidos) Without a Trace, Big Brother y, por supuesto, una cantidad de eventos con la NFL, incluyendo el Super Bowl en el que Janet Jackson y Justin Timberlake tuvieron la “disfunción de vestuario” que dejó uno de sus pechos al aire, costándole una gran multa a la CBS.

Hace apenas tres días un reporte transmitido por Fox News (a quienes les creo pocas veces. Tal vez cuando no están hablando de política) se dio a conocer cómo el famoso y extraordinariamente poderoso ejecutivo trató de destruir la carrera de Janet después de eso.

A finales de julio, Ronnan Farrow publicó nuevamente en el New Yorker un reportaje donde seis mujeres acusaban a Moonves de acoso sexual o comportamiento inapropiado, pero para sorpresa de muchos, a pesar de lo que les había ocurrido a tantos, empezando por Harvey Weinstein, no hubo movimientos ni aparentes intenciones de la CBS de remover a su CEO.

Por supuesto, esto llegó en un momento tremendo para ellos. Hay más de uno tratando de mantener el control empresarial de la productora y televisora. Pero ahora (escribo esto en domingo) se espera que, como parte del paquete que se está negociando para resolver ese tema, se incluirá la salida de este hombre. Por supuesto, con el escandaloso añadido de un paquete millonario incluido en la mezcla. Lo cual, por supuesto, ya provocó todo un escándalo.

¿Dato curioso? Moonves decía que sus dólares irían para Trump, porque era bueno para la CBS. Nunca ha sido un radical y mucho menos reconocido por ser racista ni de derecha extrema. De hecho, muchas de sus producciones indicarían todo lo contrario, pero como dirían por acá en Hollywood (y es un dicho real en EU) “It´s the economy, stupid” (parte de la estrategia motivacional para los activistas se Bill Clinton en el 92). O, en otras palabras, el resultado depende en lo que el prójimo vea que le conviene.

Todo esto es muy desconcertante, porque solo demuestra un punto muy claro. Y probablemente la razón por la cual, en lugares como nuestro país, no ha pasado nada con los millones que abusan de su poder para hacer estas cosas. Hasta hace poco, existía una complicidad entre los hombres más poderosos de la industria para que nada pasara. Para proteger sus carteras y trabajos. Ya no es buen negocio. Y por eso, ahora sí, cae uno más de los más poderosos hombres de Hollywood. Sigue la purga, con su enorme valía y sus tremendas consecuencias.

Miren, esto es igual que el narco. Hay que seguir el dinero. El día que ya no sea buen negocio manejar esos juegos de poder (porque no se engañen, tratan mucho más acerca del poder que del sexo) entonces, quizás, estaremos todas y todos más seguros. Más capaces de actuar, porque díganme ¿quién en México se atrevería, con nuestro sistema penal y nuestros convulsionados medios de comunicación, a realmente levantar la voz? It´s the economy, stupid.

Twitter: @SusanaMoscatel


OPINIONES MÁS VISTAS