Trazos del noveno arte

El secreto no tan secreto de Batwoman

Teodoro Santos

Para muchos lectores suele parecer un poco descabellado que de los grandes héroes que existen en todo el universo de los cómics sobre exploten el nombre para traer personajes nuevos a la historia, uno de los que más padece de esta situación sin duda es el Hombre Murciélago que no sólo sus vehículos y herramientas inician con el prefijo “bati” sino también personajes que han emanado de su historia.

Sin duda el personaje más conocido que ha emanado de la línea principal de Batman es Robin, quién no mantiene el prefijo como Baticompañero, Batiniño o algún tipo de nombre de ese estilo; sin embargo dentro de la continuidad de este personaje de Ciudad Gótica han emanado algunos personajes que pueden parecer inverosímiles como: Batiseñal (Barsign), quién es un personaje nuevo; Batiala (Batwing), quien es es el hijo de Lucius Fox, inventor y amigo de Batman; incluso hubo un tiempo que existió el Batiperro, pero no tuvo mucho éxito más que en las publicaciones para niños; a pesar de estos personajes y en muchos casos su fracaso en las páginas de los cómics, existe una excepción de los Batipersonajes que logró tener éxito en todo este caos, Batimujer (Batwoman).

Se podría pensar que esta heroína resulta ser algo novedosa, sin embargo su existencia se remonta a la década de 1950 cuando por primera vez Kathy Kane, una enamorada de Batman, decide usar este traje para llegar al corazón de su amado para así acercase a él y lograr conquistar su corazón; algo que a los lectores no les pareció una idea excelente por lo cual no tuvo el impacto que buscaba la editorial, no obstante años más tarde llegaría nuevamente la figura de Batwoman a retomar las calles de Ciudad Gótica en la serie que duró un año llamada 52, haciendo referencia a las semanas con al que cuenta un año, periodo de tiempo que los héroes más grandes del mundo estuvieron ausentes tras los sucesos de la Crisis Infinita, pero esa lector puede ser una historia para otro momento.

En esta nueva serie la heroína, ahora bajo la identidad de Kate Kane, sobrina de la Batwoman original, mantiene las calles en orden y hace su labor para aminorar el crimen de la ciudad tras la ausencia del hombre murciélago; uno de los puntos que generó el éxito de Batwoman en las páginas de DC Comics fue sin duda la historia de fondo del personaje, una detective que busca hacer justicia por su propia mano y dejar las leyes de lado, pues el sistema está coludido y los policías ya tienen negocios con los criminales más importantes de Ciudad Gótica, por lo cual decide adoptar la imagen y el nombre del justiciero más temido en las calles de esta ciudad, Batman; con la pequeña modificación de que en lugar de ser un hombre es mujer, una pelirroja bastante sexy que busca erradicar el crimen y tener su venganza sin importar las consecuencias, al menos es una de las versiones que se han manejado de su origen, pues al tener mayor éxito se cuentan con diferentes espacios para ella dentro de los comics y las animaciones que llegan al cine y a la televisión.

Otra gran característica que emana de Batwoman es referente al ángulo sexual, no porque sus historias tengan algunas escenas fuertes o que se tenga alguna temática que sea sólo para adultos, sino que forma parte de los personajes que entraron a la revolución de la igualdad al ser una de las únicas heroínas de los comics que es abiertamente homosexual, es decir que tras la versión de ser una enamorada de Batman, en la piel de su tía Kathy Kane, la nueva Batimujer tiene preferencia sexual por las mujeres, lo cual la acerca en las viñetas a la detective René Montoya, así también en algunas cintas animadas como Batman: Bad Bloood donde abiertamente coquetea con ella; esto parece ser algo que no tiene un fuerte peso en la actualidad pues la homosexualidad ya no es “tan polémica”, sin embargo en sus inicios fue un gran aliciente para que además de dar una heroína lesbiana tuvieran un acercamiento a un nuevo sector que permanecía olvidado y que siempre se preguntó si existía alguna heroína que gustara de las mujeres, sobre todo ante la ambigüedad sexual de la Mujer Maravilla que después se confirmaría que es bisexual.

La gran aceptación que tuvo Batwoman entre los lectores en general la hizo ganar un espacio en solitario dentro del universo de la casa de Betman y Superman, serie que se mantiene vigente y que en ocasiones participan los miembros de la llamada Batifamilia, compuesta por: Batichica, Robin, Red Robin, Red Hood, Nightwing, principalmente; además de que ha hecho equipo con villanas como Gatúbela (Catwoman), Hiedra Venenosa (Poison Ivy), Canario Negro (Black Canary), Cazadora (Huntress) y claro la Mujer Maravilla; dando así una muestra que todos los héroes de las viñetas son similares al mundo real, todos tienen diversas facetas y gustos y ninguno debe ser juzgado por ello, pues el hecho de estar en una versión imaginaria no significa que no padezcan de los problemas que se tienen en el mundo real y la discriminación sexual que vivió Kate Kane en su momento en las viñetas por ser lesbiana no es excepción, pero eso será tema para la siguiente semana lector…

teodoro.santos@milenio.com



OPINIONES MÁS VISTAS