Guanajuarte

El arte de transformar la poesía

Valeria Carrillo

“Creo que cada poema es un mundo. Un mundo y aparte. Un territorio cercado, al que no deben penetrar los totalmente indocumentados, los huecos, los desapasionados, los líricamente desmadrados”.

Efraín Huerta describió con estas palabras al arte de expresar la belleza por medio de la composición literaria: la poesía; aunque el gran poeta y periodista proveniente de Silao, Guanajuato, no se dedicaría expresamente a enaltecer la hermosura de la realidad en sus escritos.

Efraín Huerta Romo se dedicó por completo a la escritura después de haber publicado su primer libro de poesía, titulado “Absoluto amor”. Fue en este mundo de la palabra escrita donde comenzó a tener reconocimiento, principalmente por ser parte de la Generación de Taller en México, un grupo de escritores del que también formaban parte Octavio Paz, Rafael Solana, Alberto Quintero Álvarez y Salvador Toscana, sólo por mencionar algunos.

Estos escritores manifestaron sus obras en revistas como: Barandal, Cuadernos del Valle de México y Taller Poético; aunque terminaron publicando sus trabajos en la revista Taller (de ahí se tomó el nombre para esta generación de artistas) donde se consolidaron varios de los poetas, ensayistas y novelistas más destacados del país.

La Generación de Taller se distinguió por el rechazo a la estética que habían dejado sus predecesores para manifestar en sus escritos las situaciones sociales y políticas que en esa época se vivían.

Más adelante, el escritor guanajuatense tuvo la inquietud de crear algo nuevo; conjugando la gracia de la poesía con la vivacidad del lenguaje coloquial, Efraín Huerta inventó los “poemínimos”, género literario bautizado por él mismo, donde los poemas se destacan por su brevedad, pero que logran expresar una infinidad sobre situaciones, relatos y espacios.

Me parece que el poemínimo no tiene una estructura de contenido, Huerta sólo lo concibió como un poema verdaderamente corto y con mucha chispa. Entre juegos, bromas y burlas; los poemínimos dieron la reputación a Efraín Huerta como un poeta humorista y creativo por excelencia.

Pienso que la imaginación nace de la disposición para ver, oír, gustar, oler y tocar el mundo que nos rodea; sentidos que Huerta nunca se negó a utilizar. Gracias a esta humildad de acercarse a lo cotidiano, Efraín Huerta fue capaz de escribir excelentes poemínimos como el siguiente:

Primero
Que nada
Me complace
Enormísimamente
Ser
Un buen
Poeta
De segunda
Del
Tercer
Mundo
.

guanajuarte_milenio@hotmail.com

OPINIONES MÁS VISTAS