El IMSS cobijará a las personas trabajadoras mexicanas en el exterior a través de la red consular

  • Valija Diplomática
  • Varios autores

Ciudad de México /

Actualmente, las personas que deciden emigrar al extranjero para perseguir nuevas oportunidades laborales, independientemente del estatus migratorio que adquieran con esta decisión, dejan atrás los beneficios de seguridad social que les corresponden como trabajadoras en México. Es decir, sacrifican la posibilidad de construir un fondo de ahorro para el retiro, sus derechos de antigüedad ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y también dejan a sus dependientes económicos en nuestro país fuera del manto de esta protección social.

En respuesta a este problema, el pasado martes 6 de diciembre, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y el director general del Instituto Mexicano de Seguridad Social, Zoé Robledo, suscribieron un convenio de colaboración que permitirá a las personas trabajadoras que residen en el exterior afiliarse como derechohabientes al IMSS en cualquiera de los consulados o embajadas de México en todo el mundo. El objetivo de este convenio es aprovechar la infraestructura y experiencia del personal de la red consular mexicana para asistir a las personas que residen y laboran en un país extranjero para incorporarse de manera voluntaria a un régimen especial creado por el Instituto.

A partir de su afiliación, los dependientes del derechohabiente (cónyuge o persona concubina, hijos, hijas, padres y/o madres) tendrán derecho a recibir servicios médicos y prestaciones sociales por parte del IMSS, tales como atención obstétrica y guarderías en México, así como una pensión y gastos funerarios por hasta 5,850 pesos en caso de que su familiar en el extranjero fallezca. Por su parte, la persona afiliada podrá reactivar su historial de cotización para continuar aportando a su fondo de ahorro para el retiro, tendrá derecho a incapacidades y pensión por invalidez, así como a servicios médicos a su regreso a México.

La implementación de este innovador esquema fue posible gracias al programa piloto iniciado anteriormente por el Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME) a través de las Ventanillas de Atención Financiera de las oficinas consulares en Estados Unidos y Canadá. Dicha prueba permitió dimensionar el interés de la comunidad mexicana por este beneficio y la necesidad de apoyarles en la realización de los trámites de afiliación al Seguro Social. La decisión de expandir este programa y poner la infraestructura y personal de la red consular mexicana en el mundo al servicio del IMSS nos llena de orgullo, pues permitirá extender los servicios de esta institución de gran tradición mexicana más allá de las fronteras físicas de nuestro país.

Como señaló el canciller Ebrard el pasado martes, una de las más altas prioridades en política exterior instruidas por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, es fortalecer la atención a las comunidades mexicanas en el exterior. Queremos extender la cobija de protección a todas las personas mexicanas dentro y fuera del territorio nacional.

México es mucho más que sus fronteras físicas, ya que cuenta con la segunda comunidad en el exterior más grande del mundo, solo después de la India. El gobierno actual ha asumido los retos que conlleva esta realidad para millones de personas que enfrentan innumerables adversidades y vulnerabilidades; y se ha propuesto como meta retribuir el apoyo que estas comunidades dan a nuestro país a través de la garantía y progresividad de sus derechos fundamentales como lo es la seguridad social.

El servicio de afiliación al IMSS en el exterior estará disponible en todas las oficinas consulares de México en Estados Unidos y Canadá a partir del 5 de enero de 2023 y en el resto del mundo a partir del 1 de marzo.

Por Jaime Vázquez Bracho T.*

*Director general de Servicios Consulares en la SRE

Más opiniones
MÁS DEL AUTOR