Columna de Víctor Manuel Sánchez Valdés

Cohesión: uno de los retos de MORENA

Víctor Manuel Sánchez Valdés

Uno de los aciertos de Andrés Manuel López Obrador en la pasada campaña presidencial que le dio el triunfo en las elecciones, fue mantener una política de puertas abiertas a militantes de todos los partidos, lo cual atrajo a políticos con arraigo local en varias zonas de país que fortalecieron las redes de MORENA en los estados e incluso a nivel nacional. 


En dicho contexto, la campaña de Obrador lo mismo atrajo a militantes del PRI, PAN, PRD, PVEM, Movimiento Ciudadano o Nueva Alianza, que, a luchadores sociales, artistas, deportistas, líderes de opinión, académicos o importantes empresarios. Es decir, se logró una extraña amalgama de promotores que lo mismo tenían ideas socialistas, liberales y conservadoras. Además de haber formado una alianza con el PT y con Encuentro Social que se encuentran en los extremos de la baraja ideológica mexicana. 


Pero un acierto para la campaña, no necesariamente se traduce en un acierto para el ejercicio del poder y la toma de decisiones. Por ello uno de los grandes retos que tendrá el gobierno emanado de MORENA será conciliar visiones de país diametralmente distintas, ya que esto puede generar problemas, luchas internas y problemas de coordinación entre los miembros del nuevo gobierno. 

 
De hecho, han bastado unos días de la instalación de ambas cámaras en el Congreso de la unión, para que empezaran a aflorar las diferencias entre los propios legisladores de MORENA y se hiciera evidente la falta de coordinación de los mismos.

Dos claro ejemplos retratan dicha situación, el primero es el enfrentamiento verbal que sostuvieron por varios días los diputados Gerardo Fernández Noroña y Porfirio Muños Ledo, debido a la instancia de Noroña de que el informe presidencial se debía rendir en San Lázaro y el segundo fue las dos erráticas votaciones para otorgar licencia como senador el Gobernador de Chiapas, en donde primero la bancada de MORENA se la negó y después se la otorgó, derivado de una mala comunicación entre sus senadores. 

 
Lo cierto es que si MORENA aspira a capitalizar la situación inmejorable que le dieron los electores en las urnas el primero de julio, deberán encontrar los mecanismos para garantizar la unidad del partido, el gabinete y sus bancadas, ya que de lo contrario ellos mismos minarán su amplia mayoría. 



victorsanval@gmail.com/@victorsanval

OPINIONES MÁS VISTAS