Columna de Víctor Manuel Sánchez Valdés

El éxodo de venezolanos

Víctor Manuel Sánchez Valdés

Una idea muy difundida dentro del ámbito de las relaciones internacionales, es que los países deben evitar intervenir en los asuntos internos de sus pares, lo cual en México se conoce como doctrina Estrada. En ese contexto, se espera que los cambios de gobierno y la caída de dictaduras se den a partir de movimientos internos, sin la intervención extranjera, ¿pero qué pasa cuando la población de un país, aunque mayoritaria, ya no tiene la fuerza para derrocar a un mal gobierno?

Ese parece ser el caso de Venezuela, que de forma sostenida ha transitado de la democracia, a la dictadura, sin que el resto de los países de América Latina hicieran nada, pero las consecuencias de los malos gobiernos de Venezuela, ya no se limitan a dicho país, sino que el éxodo masivo de venezolanos a países de la región como Colombia, Brasil, Perú, Ecuador, Bolivia, Panamá, Chile o Argentina, que representan una crisis humanitaria sin precedentes en el continente, ya que es la mayor migración masiva de personas en poco que ha tenido América en su historia. 


Es desgarrador ver las fotografías de miles de venezolanos intentando cruzar por los puentes fronterizos de Colombia y Brasil. Porque detrás de cada persona hay una historia de lucha por subsistir en un país ajeno, ya que el propio minó toda oportunidad de desarrollo. 


Los culpables de la situación venezolana tienen nombres y apellidos, Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Diosdao Cabello y el resto de la camarilla que ha gobernado el país desde 1999. También la tiene la elite militar que con su acción ha mantenido a un gobierno antidemocrático en el poder.

Además, el resto de los países de la región nos hemos vuelto cómplices de lo que acontece en Venezuela, ya que pocos países y mandatarios, salvo excepciones levantaron la voz, condenaron al Gobierno de Venezuela y muchos menos rompieron relaciones diplomáticas o impusieron sanciones, a pesar de que algunas de sus empresas en Venezuela fueron expropiadas por dicho Gobierno. 


Ahora muchos de esos gobiernos tienen que enfrentar la crisis humanitaria de Venezuela y solidarizarse con sus habitantes que requieren auxilio. Sin embargo, ya va siendo hora de que los países de la región repudien al unísono al gobierno de Nicolás Maduro. 



victorsanval@gmail.com / @victorsanval

OPINIONES MÁS VISTAS