Columna de Víctor Manuel Sánchez Valdés

La lucha contra el huachicoleo

Víctor Manuel Sánchez Valdés

El huachicoleo es un problema doble, ya que a la vez genera una importante fuga de recursos públicos y constituye una de las fuentes más importantes de financiamiento del crimen organizado y de las redes de corrupción. Por tal motivo, se debe celebrar la iniciativa del Presidente López Obrador, de hacer del robo de combustible una de las prioridades del Gobierno Federal y de iniciar el plan más ambicioso que se ha tenido hasta el momento para combatir este delito. 

 
Además, la estrategia presentada tiene varias bondades, la primera de ellas es que se enfoca en el desmantelamiento de redes tanto fuera, como dentro de PEMEX. 

De hecho, el pasado jueves se llevaron a cabo detenciones simultáneas de células delictivas en varias entidades del país, incluida Coahuila, así como el cese de varios funcionarios involucrados. 

 
Otro de los aciertos de la estrategia es que se trata de un plan transversal, que incluye a 15 dependencias, las cuales pueden atacar el problema desde varios frentes, por ejemplo, SEDENA, SEMAR y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana,se encargarán de la vigilancia de las instalaciones de PEMEX, así como de la persecución de las bandas; Hacienda, PROFECO y el SAT harán lo propio en el ámbito financiero; la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, así como la Secretaría de Energía detonarán cambios en la legislación, impondrán controles al sindicato de la paraestatal e impulsarán reformas administrativas en la empresa. 

 
Es muy pronto para estimar el impacto final que tendrá la estrategia, pero a juzgar por sus resultados parciales, promete tener importantes logros, ya que las cifras demuestran que el robo va en caída y se logró el desmantelamiento de varias células delictivas. 

 
Sea cual sea el resultado de dicha estrategia, los efectos sin duda serán positivos, ya que cualquier cantidad de combustible que se evite su robo, representará un aumento del dinero público disponible, al tiempo que se merman los ingresos de las bandas criminales y de los funcionarios corruptos.

OPINIONES MÁS VISTAS