El Pulso

“Se los dije”

Víctor Martínez Lucio

Era septiembre, y en un evento público, aún como alcalde de San Pedro, Mauricio Fernández Garza lo advirtió, y lo dijo con todas sus letras.

“¿Qué vaya a pasar ahora cuando yo me vaya?, no sé, pero lo único que te digo es que parte del equipo de seguridad, empezando por el mayor Lucas, no se va a quedar en San Pedro, y yo tampoco”.

Corría entonces el fervor de las campañas políticas y quizá por eso, tal vaticinio no levantó sospechas ni provocó sustos.

Pero era clara la advertencia, y por si fuera poco, el deslinde: “Tomé la decisión de finiquitar por completo mi participación en este tema de seguridad, algunas gentes que me han estado apoyando ya no van a estar, no va a funcionar ya el equipo. Habrá que ver el nuevo gobierno qué propone y qué hace, y sobre eso habrá que ver las consecuencias”.

En buen castellano, Mauricio avisó que el llamado blindaje desaparecería y ya sin su presencia, comenzaría una pugna por “dominar la plaza”.

Con la entrada de Miguel Treviño llegó también esa conducta tan normal como irracional de cambiarlo todo, empezando por la seguridad, para decir “¡¡Ya llegué!!”. Sin miramientos, se hicieron las bajas en la Secretaría de Seguridad Municipal, incluyendo la salida del mayor Antonio Lucas y su equipo de trabajo; gente con formación militar y conocimiento de lo complejo que es el municipio; con la curva de aprendizaje sorteada.

Llegó pues el tiempo de las narcomantas, las ejecuciones y la quema de autos en plena vía pública; pero nunca como ahora en un mismo fin de semana se había vivido el atraco de familias en los estacionamientos de centros comerciales, pistola en mano, sin la oscuridad como factor, y con familias como testigo.

Lo que dice el alcalde Miguel Treviño es que se trata de una banda de sudamericanos que está operando en el municipio, que la Policía de San Pedro es algo así como “intachable” porque con las pruebas de control de confianza no han encontrado algo irregular.

Así, a cinco meses de la consigna lanzada por Fernández Garza, el pronóstico se vuelve realidad, sea por la razón que sea.

San Pedro es cuna de empresas consolidadas que hicieron del país, en sus sectores habitan familias importantes para la historia y el desarrollo de la capital industrial de México.

Es, en muchos rubros, la entidad municipal más importante de la nación y un ejemplo de lo que es no vivir del pasado, porque lejos de dormirse en sus laureles continúa en constante crecimiento.

Si en el tiempo reciente San Pedro sigue sometido por una ola de inseguridad, el desencanto de los ciudadanos será en la misma proporción; y la primera asignatura para una administración seguirá reprobada.

Mauricio puede cantar por doquier el odioso “se los dije”.


victor.martinez@multimedios.com





OPINIONES MÁS VISTAS