Columna de Xavier Moyssén Lechuga

¿Arte o fotografía?

Xavier Moyssén Lechuga

Hace años, un colega que asesoraba a los chicos que presentarían su Programa de Evaluación Final en la carrera de Artes, comprobó lo que ya todos sabíamos, que de dibujo y proyección espacial en el plano, la mayoría, por las razones que fuere, no solo era inhábil, sino que carecía de las herramientas conceptuales para solucionar el problema, dando por resultado hordas de no-me-queda-de-otra-más-que-ser-pintor-abstracto.

Para darle salida a la situación, este maestro sugería a los muchachos(as) que tomaran fotografías y luego las copiaran. El resultado es muy discutible, pues desconoce la verdadera naturaleza de la imagen fotográfica, pero sí que alcanzó, uno, a cortar la tendencia gratuita por la abstracción y, dos, a sorprender a todos con lo hecho, pues si bien sus alumnos no aprendieron a dibujar, ni a obtener escorzos o perspectivas, sí se hicieron de un recurso que aparentemente sustituía sus carencias y regresaba la imagen –cualquier que fuera esta– a los lienzos de los pretensos pintores. Por absurdo que nos parezca el caso no hay que perder de vista que razones muy parecidas fueron las que llevaron a Talbot a experimentar con la cámara oscura.

Desconozco si hay experiencias similares en otras partes del país o del mundo, pero en cualquier caso yo sumaría esta necesidad por contar con dibujos lo más cercanos a lo que la realidad material nos ofrece, como otra de las grandes razones que hicieron saltar a la humilde, exigente y altamente especializada producción fotográfica al terreno sacrosanto del Arte, así con mayúscula. Es decir, a partir del momento en que muchos productores cayeron en cuenta de que la fotografía no solo producía imágenes fotográficas, sino que era simplemente una proveedora de imágenes que con facilidad y eficacia podían sustituir a las generadas manualmente, por lo que se dieron a la tarea de explorar estos nuevos caminos, no desde el punto de vista de la fotografía, sino de la generación de imágenes.

Hasta no hace mucho, quien quería dedicarse a las artes acudía a la academia, con el paso del tiempo a las carreras o talleres universitarios creados para tal fin. Quien deseaba dedicarse a la fotografía podía hacerlo a través de las carreras o escuelas de periodismo o comunicación, aunque por lo general era un oficio que se aprendía en el campo, con la práctica y si se tenía la fortuna de contar con un buen mentor –un fotógrafo reconocido–, ser su asistente en cualquiera de las fases que implica hacer una fotografía significaba contar con un aval semejante al Cum Laude universitario.

Hoy en día los jóvenes que concluyen una carrera dedicada a su formación como artistas ya no se presentan como pintores, escultores, grabadores o videastas, sino como Artistas Visuales; algunos otros, más congruentes, se autodenominan multidisciplinarios. En ambos casos dan a entender, creo yo, que han superado las limitaciones de la pintura, la escultura, etcétera, y su trabajo ahora consiste, con independencia del medio empleado, en la generación de imágenes, aunque sean estas, generalmente, de origen fotográfico. En otras palabras, ahora todos toman fotos, aunque ninguno de ellos estaría conforme con que se le identificara como fotógrafo, ya que también han superado los estrechos y exigente márgenes de la imagen fotográfica, por lo que ahora son más que eso, son artistas visuales. Incluso vemos cada vez con mayor frecuencia que hay escuelas, institutos o academias que se anuncian como dedicadas a la enseñanza de la fotografía, aunque su finalidad sea más bien preparar a los estudiantes para ser artistas visuales. Atrás de todo esto parece que se quiere decir que más que fotógrafos son artistas, como si se tratara de términos y conceptos irreconciliables. Y esta idea se debe según yo a que hemos olvidado la especificidad de los medios, sus características intrínsecas e incluso su ética; ya no vemos fotografía, cine o video, simplemente nos hemos entregado al reino de la imagen, lo que parece ser, al final del día, lo único que queremos ver.


moyssenl@gmail.com

https://soloartesvisuales.blogspot.mx


OPINIONES MÁS VISTAS