A través de whatsapp, se vendía 'huachicol' en Guadalajara

En el sur de la ciudad, un hombre convirtió su casa en un depósito de combustible robado. El precio de la gasolinaen estas condiciones es de 15 pesos por litro
La venta de gasolina robada se realiza sobre todo en la periferia del área metropolitana (Fernando Carranza).

Víctor Hugo Ornelas

Desde una colonia ubicada al sur de la metrópoli en los límites de los municipios de Tlajomulco y Tlaquepaque, un hombre convirtió su casa habitación en un centro de distribución de gasolina robada, hidrocarburo extraído de manera ilícita de ductos de Pemex denominado popularmente como huachicol, el cual vende a través del servicio de mensajería whatsapp.

El sujeto, que por obvias razones prefiere mantener en el anonimato su identidad, así como el lugar en el que opera para evitar cualquier posibilidad de ser reconocido, señaló a Milenio Jalisco que desde que inició la cruzada del gobierno federal contra el huachicoleo, se vio obligado a suspender sus actividades debido a dos razones, una de ellas, que quienes le abastecen la gasolina robada le dijeron que “por ahorita no va a haber”, y aunque él cuenta con una “reserva” que incluso podría comercializar a un alto costo debido a la demanda, prefiere esperar porque “ya nos tienen bien ubicados”, señaló.

Consciente de que la actividad que realiza es ilegal, pero con la justificación de que “hay que comer”, el sujeto narra la manera en que comenzó a dedicarse a la venta del huachicol, “primero con conocidos de confianza, ellos mismos empezaron a decirme que si le podían decir a un amigo y ahora ya son varios clientes los que tenemos”.

En cuanto a las personas que les encargan de abastecer, estas no pusieron ningún pero a la petición de que le entregaran mayor cantidad de combustible, aunque siguen siendo ellos quienes determinan el volumen de hidrocarburo que les surten, “mientras más rápido se deshacen de la gasolina mejor para ellos y ya saben que aquí es seguro y no les voy a poner dedo ni nada, además ellos son los que vienen, yo realmente no los conozco ni sé como comunicarme, me espero a que me hablen o me busquen cuando tienen gasolina.”.

Nuestro entrevistado almacena el combustible en contenedores de 200 litros que tiene en una habitación habilitada como bodega, cuando cuenta con gasolina suficiente comienza a avisar a sus clientes a través de mensajes de texto y grupos en whatsapp. La mayoría de los clientes ya conoce perfectamente la dinámica, cuando se les avisa que hay combustible disponible ellos mandan mensaje o hacen una llamada para acordar la hora de en que acudirán, pues el huachicolero sabe que no sería prudente tener una fila de autos afuera de su casa.

El automovilista debe avisar cuántos litros de gasolina comprará, siempre en múltiplos de 20, ni más ni menos, debido a que para pasar la gasolina de los contenedores a los coches, el vendedor hace uso de “porrones” de 20 litros que coloca sobre la cajuela del auto para luego transferir el contenido con ayuda de una manguera hacia el tanque de gasolina, esa es la manera en que mide la cantidad de combustible que vende.

El precio de la gasolina en estas condiciones es de 15 pesos por litro, en ocasiones la calidad de la misma suele variar, “a veces viene un poco sucia, con tierrita pero yo les aviso a los clientes y ya depende de ellos si la compran así”, explicó.

Quienes consumen combustible con este huachicolero saben que realizan una acción ilegal, pero se arriesgan ante el precio de la gasolina y el no tener certeza sobre la cantidad que reciben, “yo básicamente empecé a comprar con él porque si me da los litros completos, yo creo que saca los bidones llenos y además es más barato”, narró uno de los clientes, que en lo referente al riesgo de dañar su automóvil con gasolina cuya calidad no está garantizada por su procedencia, simplemente dijo que toma sus previsiones, “de vez en cuando lo llevo a lavar los inyectores y sus afinaciones como debe ser, no he tenido problema”.

Ante la situación actual de escasez, el celular del vendedor de huachicol se saturó de mensajes preguntando si hay gasolina, “no hay ahorita, hasta nuevo aviso”, responde generalmente, aunque sabe que será complicado retomar el negocio como hasta hace algunas semanas funcionaba, “pero ya verán cómo, siempre hallan la manera”, señaló.

NOTAS MÁS VISTAS