FGR confirma que restos hallados en barranca de Cocula pertenecen a Jhosivani Guerrero

Omar Gómez Trejo, titular de la Unidad de Investigación y Litigación para el Caso Ayotzinapa, acusó que la entonces PGR de presentar información que no era suficiente en dicho momento para identificar al normalista.

Padres de Ayotzinapa se reunieron con el presidente López Obrador. (Cuartoscuro)

Rubén Mosso

La Fiscalía General de la República (FGR) confirmó la identificación de Jhosivani Guerrero de la Cruz como uno de los estudiantes que fueron asesinados por el grupo criminal Guerreros Unidos, y cuyo restos ya habían sido reconocidos en una primera instancia por la Universidad de Medicina de Inssbruck, en Austria.

Omar Gómez Trejo, titular de la Unidad de Investigación y Litigación para el Caso Ayotzinapa, acusó a las autoridades de la entonces Procuraduría General de la República (PGR) por querer cerrar el caso de la desaparición de los 43 normalistas y de presentar información que no era suficiente en dicho momento para identificar al estudiante normalista.

En un mensaje a medios, informó que un nuevo resto óseo de Jhosivani Guerrero fue hallado en la zona conocida como Barranca de la Carnicería, en Cocula, Guerrero, donde el año pasado también se localizaron restos de Cristhian Alfonso Rodríguez Telumbre.

El 19 de septiembre de 2015, la entonces procuradora general de la República, Arely Gómez González, informó que la universidad austriaca identificó, entre las víctimas del basurero de Cocula, los restos de Jhosivani Guerrero y también reconfirmó la muerte de Alexander Mora Venancio, dos de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en septiembre de 2014.

Ahora, Gómez Trejo dijo que desde 2019 se han recuperado 180 restos óseos en la barranca de la Carnicería, de los cuales peritos estimaron la viabilidad de estudio genético en 16 de estos, mismos que se seleccionaron en octubre de 2020, para su estudio en la Universidad de Inssbruck.

Indicó que el 19 de febrero del presente año viajaron a Austria y se entregó una valija diplomática con los restos hallados, acto que acompañaron representantes del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

En marzo, agregó, se les informó que, de los 16 restos óseos, solo seis eran viables para practicarles estudios genéticos.

“Recientemente el 8 de junio de este año, el laboratorio de Inssbruck comunicó los resultados de los análisis de ADN y de los cuales dos de ellos no arrojan identificaciones positivas. La primera identificación fue un hueso calcáneo, es decir, pertenece al talón de aquiles de un pie derecho y este resultado nos arrojó una reasociación positiva con el resto óseo identificado en junio de 2020, como perteneciente al alumno de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos, Cristhian Alfonso Rodríguez Telumbre".
“La segunda identificación fue obtenida a través de ADN nuclear a una vértebra lumbar humana. Esta vértebra lumbar no presenta alguna alteración térmica, es decir, una exposición alta a fuego. Los impactos que presentó este indicio fueron únicamente a erosión por la exposición a la interperie, a la humedad y a la tierra”.

La segunda identificación pertenece a Jhosivani Guerrero de la Cruz, el cual tiene concordancia con sus padres y sus hermanos.

Omar Trejo señaló que la PGR informó la identificación de Jhosivani Guerrero con un análisis de ADN mitocondrial, el cual reflejaba menor certeza y un resultado del 17 por ciento de coincidencia, lo cual fue muy bajo.

“Se hizo las reiteraciones y se hicieron las recomendaciones necesarias, y aún así, las autoridades de la PGR de aquel entonces decidieron salir a dar a conocer un resultado que resultaba dudoso”.

Esto demuestra, apuntó, que hubo descuido de las autoridades de la pasada administración, ya que “sin el debido cuidado y sin pensar en las víctimas, el maltrato de las propias autoridades son señales que alimentan la impunidad e indiferencia”, mismos que buscaron “cerrar” el caso.

AESC

NOTAS MÁS VISTAS