Investigación irregular de la FGJEM: defensa de acusado por homicidio

De acuerdo con sus abogados fue detenido por un “parecido” con el retrato hablado que emitieron las autoridades; sin embargo, no hay una imputación directa por el delito.
Lugar de los hechos. (Tania Contreras)

Nancy Enríquez

Tras la detención y vinculación a proceso de Edgar Alejandro “N”, quien fue señalado como el presunto responsable del homicidio del estudiante de la Univer Milenium Ricardo Alejandro Montes García, durante el asalto en una unidad de transporte público en Toluca el pasado 21 de agosto, los abogados del imputado señalan que la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) ha cometido una serie de irregularidades en el proceso contra su cliente que, afirman, es inocente.


De acuerdo con los litigantes, Edgar Alejandro “N” se desempeñaba como taxista y la primera irregularidad que se cometió fue su detención en una gasolinera el 29 de agosto, cuando derivado de la publicación que hizo la FGJEM de un retrato hablado del presunto responsable por cuyo paradero ofrecían 300 mil pesos, fue capturado.

Lo detiene municipales porque le encuentra parecido; estaba estacionado poniéndole gasolina a su vehículo y fue abordado por los uniformados de la capital mexiquense... lo empiezan a interrogar y detectan su similitud con el retrato y le dicen que lo van a poner a disposición del Ministerio Público”.

Al siguiente día, alrededor de las 17:00 horas, nombran a la defensa en la carpeta de investigación que se inició en ese momento en contra de Edgar Alejandro “N” por delitos contra la salud ya que, presuntamente, le decomisaron seis o siete empaques de cocaína. 


No las tenía, desde luego es una situación que fabricaron los agentes, esa carpeta de investigación se encuentra de un lado a otro, no nos han permitido ni sacarle copias. Al momento no lo han judicializado con ese tipo de carpeta que además no da para dictarle una prisión preventiva al chico, y tenían que dejarlo en libertad”.


La defensa informó que alrededor de las 14:00 horas del 30 de agosto, Edgar “N” ya contaba con un oficio de liberación girado en Zinacantepec; sin embargo, fue trasladado a las oficinas centrales donde fue presentado ante la Fiscalía de Metepec, ahora por un presunto delito de robo.

Andábamos buscando a este muchacho, que ya tenía su oficio de liberación y se lo llevaron porque tenía orden de presentación por un presunto delito de un robo; estaba en Metepec esposado a una silla con custodia y nos refirieron que estaba ahí por un delito de cohecho, que le había ofrecido dinero a un ministerial, y lo ponen a disposición de este Ministerio Público que lo retiene ahora por ese otro ilícito, obviamente porque no tenían ninguna orden de aprehensión emitida por un juez”.

Por ello, el 1 de septiembre, relató la defensa, se presentaron en dicho municipio para asistirlo en esa nueva carpeta de investigación; sin embargo el imputado ahora se encontraba en Lerma con una orden de aprehensión por el delito de robo con violencia.

Para la noche del sábado, informaron sus abogados, ya se había ejecutado la orden de aprehensión en contra de Edgar Alejandro “N” y fue ingresado al penal de Santiaguito en Almoloya de Juárez, esta vez por el delito de robo con violencia y sólo les informaron que el domingo 02 de septiembre habría una audiencia a las 14:30 horas; sin embargo, no les comunicaron de otra audiencia que se celebró a las 10:30 horas de ese mismo día.

Nosotros nos íbamos a presentar hasta la tarde porque nunca nos informaron de esa audiencia de la mañana; sin embargo, acudimos y se sorprendieron los fiscales de que estuviéramos ahí. Ofrecimos algunos medios de prueba y solicitamos la ampliación del término para acreditar su inocencia en las dos carpetas administrativas ante los jueces de control”.

Mientras avanzaba el proceso, agregaron, agentes de la FGJEM llevaron a cabo un cateo en la casa del joven de 28 años, ante la presencia de algunos familiares.

No encontraron absolutamente nada en esa revisión: un arma, cartuchos o la ropa con que describieron al homicida; además ellos tienen su teléfono, pueden investigar y que vean lo que hay. Si estuviera coludido con alguien más para cometer un delito de esa naturaleza, pues tienen todos los elementos para poderlo investigar”.

Cabe recordar que el atraco que le imputan, fue cometido por al menos tres personas. Como prueba, los abogados de Edgar Alejandro “N” solicitaron que el chofer de la unidad 19, donde ocurrió el homicidio de Ricardo Alejandro, se presentara a realizar la imputación directa; sin embargo la participación del conductor únicamente fue aportar las características del asesino para elaborar el retrato hablado.

El chofer nunca fue, a pesar de ser citado. Para empezar no lo ubicaron, después les dijimos ‘es en esta casa, es esa persona, tráiganlo para ver si efectivamente lo señala’, pero no acudió”.

Añadieron que hay tres personas más que señalaron a Edgar Alejandro “N” como quien el 21 de agosto, a las 6:45 de la mañana, participó en un robo con violencia en el autobús y activó un arma de fuego contra el joven universitario.

De ellas, dos son menores de edad, quienes solicitaron mantener su identidad como reservada; mientras que la tercera, refiere la defensa, no se encontró en el domicilio que otorgó para notificaciones, pues al parecer era falso ese dato personal que aportó, y no se presentó a la audiencia del 02 de septiembre.

Cabe mencionar que el 30 de agosto, alrededor de las 22:00 horas, estas tres personas hicieron la imputación directa en contra de Edgar Alejandro “N” a través de la cámara de Gesell, sin que el presunto culpable contara con una defensa como lo marca la ley, señaló uno de sus abogados.

Hay diligencias en la propia carpeta de investigación que son violatorias a sus derechos humanos, así como a su defensa, y se lo hicimos valer al juez, que estuvo indefenso en determinados momentos, como en la identificación de personas, a pesar de que el muchacho ya tenía abogado; sin embargo, a las 10 de la noche aparece que lo confrontaron”.

Además de esto, de acuerdo con los litigantes, el presunto culpable del homicidio fue torturado, le fue puesta una bolsa en la cabeza al tiempo que lo amenazaban con “que lo iban a pasear, además le pegaron en sus partes blandas”.

La defensa de Edgar Alejandro “N” cuenta con un mes, a partir del pasado 08 de septiembre, cuando fue vinculado a proceso, para recabar las pruebas suficientes y corroborar que, en primera instancia, su cliente no se encontraba en el lugar de los hechos el 21 de agosto a las 6:45 de la mañana y así resolver su situación jurídica.


LC

NOTAS MÁS VISTAS