Sospecha CIDH de plan policiaco contra los 43

Presenta informe del Mecanismo Especial de Seguimiento a familiares

Presume una reunión realizada en el C4 de Guerrero, horas antes de los ataques en Iguala
El acto se llevó a cabo en la normal de Ayotzinapa. (Foto: Bernardino Hernández/Cuartoscuro)

Rogelio Agustín y Redacción

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos sospecha de una reunión realizada en el Centro de Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C4) en Guerrero, horas antes de los ataques en Iguala, que derivaron en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el 26 y 27 de septiembre de 2014.

La CIDH, en compañía del representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab, y el ombudsman nacional, Luis Raúl González, presentó ayer su informe del Mecanismo Especial de Seguimiento a familiares de los estudiantes desaparecidos en la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos.

La comisión ratificó su rechazo a la “verdad histórica” sobre el caso Iguala, exigió al Estado mexicano una investigación imparcial, respaldó la creación de una comisión de la verdad y confió en que la llegada de un nuevo gobierno abrirá la posibilidad de que las víctimas y sus familias puedan acceder a la justicia.

El comisionado Luis Ernesto Vargas dijo que entregaron 112 preguntas al Estado mexicano en torno al caso para que conteste cada una de ellas, y que ayer la CIDH aprobó otras 35 que tienen que ver con tres aspectos: la búsqueda, la investigación criminal y la visitaduría de la PGR. Vargas dijo que entre las preguntas están: “¿Por qué hubo reuniones en el C4 poco antes de que ocurrieran los hechos la noche del 26 de septiembre? ¿Funcionó ahí un centro de coordinación que era el que coordinaba desde el C4?”, cuestionó.

Otro de los planteamientos es “¿Por qué la policía estatal cuidaba la entrada del basurero de Cocula desde el 5 de septiembre, si éste se descubrió en una llamada anónima el 26 de octubre?, es decir, 21 días antes de la llamada anónima ya estaba la policía cuidando”, preguntó.

Aunque desde el 7 de julio de 2015, expertos de la CIDH que revisaron la investigación sobre los 43 rechazaron la conclusión oficial de que los jóvenes fueron incinerados en el basurero y reducidos a cenizas.

Vargas comentó también que aún no se cuenta con un registro de hornos y crematorios de la región, para conocer quiénes los han usado y cuándo, además del consumo de gas y así descartar esta línea de investigación.

Los integrantes de la CIDH llegaron a la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, donde fueron recibidos por la comunidad estudiantil, los padres de los 43 y representantes de diferentes ONG.

En la cancha techada del lugar, frente a los 43 pupitres vacíos, Esmeralda Arosemena, integrante del mecanismo de la CIDH, explicó que el informe presentado contiene los trabajos realizados a un año de su integración, a partir del seguimiento a la búsqueda de los estudiantes.

Por la noche, en entrevista con Carlos Puig para MILENIO Televisión, José Trinidad Larrieta, titular de la Oficina Especializada para el caso Iguala de la CNDH, enfatizó que la comisión demostró “absoluta y plenamente” que Érick Uriel Sandoval, quien fue confundido con La Rana, no estuvo involucrado en el caso Iguala.

NOTAS MÁS VISTAS