De 30 mil mdp, los beneficios fiscales para Pemex este año

Cuarta transformación

La cifra, gracias al decreto presidencial para reducir la carga tributaria de la empresa; para 2020 alcanzarán los 47 mil millones de pesos, afirma el director de Finanzas, Alberto Velázquez
Los números de 2018

Miguel Ángel Puértolas

Los beneficios fiscales para Petróleos Mexicanos (Pemex) tras el decreto emitido por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que reduce la carga tributaria de la empresa, cerrarán este año en 30 mil millones de pesos y para 2020 alcanzarán los 47 mil millones, aseguró en entrevista exclusiva para MILENIO el director corporativo de Finanzas de la paraestatal, Alberto Velázquez García.

El funcionario aseguró que uno de los problemas de Pemex es la elevada carga fiscal que enfrenta, la cual fue reconocida por el gobierno federal, por lo que se dio un paso histórico al decidir partir de una estrategia responsable que permite, mediante este decreto, la reducción de manera gradual de la cantidad de impuestos que paga la empresa del Estado.

“Gracias al decreto que firmó el Presidente de la República el pasado 13 de mayo, para este año nos va a permitir deducir cerca de 30 mil millones de pesos, que va a ser un alivio para la carga fiscal directa… pensemos en 2020, el beneficio fiscal va a ser del orden de los 47 mil millones de pesos. Para Pemex es una gran diferencia”, señaló Velázquez.

El funcionario agregó que los recursos que se ahorrarán serán inmediatamente liberados para inversión por el mismo monto y que la reducción más importante tiene que ver con el Derecho de Utilidad Compartida (DUC), que para Pemex es el concepto más significativo, pues representa aproximadamente 80% de la carga fiscal.

“Lo que está proponiendo el Presidente, a través de una iniciativa en el paquete económico, es una reducción en la tasa gradual de 7 puntos para 2020 y de 3 a 4 por ciento adicional para 2021. Para la Hacienda federal no le va a representar una presión tan fuerte, porque estamos hablando de menos de 1 por ciento de los ingresos tributarios del gobierno federal”, detalló el director de Finanzas.

Pemex paga actualmente cada año 450 mil millones de pesos por concepto de impuestos directos, más otros 500 mil millones de pesos de impuestos indirectos por retenciones de IVA e IEPS, lo que lleva a la empresa a un nivel de 950 mil mdp que transfiere a la hacienda federal, explicó Velázquez.

Señaló que los ingresos de Pemex son de dos billones de pesos al año. “Ese es el tamaño de la empresa, (la cifra) incluye las ganancias por ventas internas, la venta de gasolinas, turbosinas y diésel que tenemos en el país, más la venta del petróleo que se exporta; de hecho fue el número con el que cerramos 2018”.

2019, con déficit menor

Alberto Velázquez informó que el Poder Legislativo autorizó para 2019 un tope de déficit de 59 mil millones de pesos, el cual esperan revertir y cerrar con una cifra menor debido a que se han liquidado adeudos fiscales anteriores durante el primer trimestre de este año y ya se obtuvieron balances positivos en abril y mayo.

“Lo que estamos tratando es mantener este balance positivo en los meses subsecuentes, de tal forma que al final del año en el agregado se pueda reducir este balance negativo. Para este año, al igual que el gobierno federal, Pemex tiene autorizado un tope de balance financiero negativo, que en este caso es de más-menos 59 mil millones de pesos, pero no vamos a llegar, creo que vamos a mejorar, porque la meta es reducir a la mitad lo que tenemos autorizado para finales de año”.

Señaló que en los últimos años la empresa registró balances financieros negativos, particularmente grandes durante 2015 y 2016, los cuales se han venido reduciendo, pues 2018 ya se cerró con un balance negativo de 59 mil millones de pesos.

“Es una situación compleja la que tuvimos al comienzo del año porque es un déficit estructural. La explicación es que estos balances negativos de la empresa en los últimos años son resultado de una combinación de factores”.

A partir de este diagnóstico, señaló el director de Finanzas, se empezaron a implementar soluciones para en menor tiempo posible romper “un círculo vicioso que tiene la empresa”, que le permita obtener el flujo financiero para tener un balance positivo.

Faltan recursos a inversión: IP

La mayor parte del presupuesto que ha aplicado el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se ha destinado al gasto social y no a la inversión, que es la parte fundamental para lograr un crecimiento económico y obtener las metas que la nueva administración pretende generar, aseguró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado.

En su análisis ejecutivo, el organismo perteneciente al Consejo Coordinador Empresarial indicó: “Por ahora la mayor parte del presupuesto del gobierno federal se destina a gasto social y la menor parte a la inversión. Ello inevitablemente inhibe tarde o temprano el crecimiento de la economía”.

NOTAS MÁS VISTAS