En solo seis años cayó 51% la producción de refinados de Pemex

REPORTAJE | Escasez de combustibles

Durante el sexenio del ex presidente Enrique Peña Nieto se pasó de la fabricación de un millón 275 mil 757 barriles diarios en promedio en 2013, a solo 628 mil 507 en 2018, de acuerdo con estadísticas publicadas el lunes en el portal de la petrolera.
La gasolina Pemex Premium fue la que técnicamente dejó de producirse en el país. (Archivo)

Miguel Ángel Puértolas

La elaboración de productos petrolíferos por refinería de Pemex en el país cayó más de la mitad durante el sexenio del ex presidente Enrique Peña Nieto, pasando de un millón 275 mil 757 barriles diarios en promedio durante 2013 a solo 628 mil 507 en 2018, de acuerdo con estadísticas de la paraestatal publicadas este lunes en el portal de la petrolera.

La refinería de Ciudad Madero, en el estado de Tamaulipas, fue la que casi desapareció en cuanto a producción de refinados, al caer 84 por ciento; en segundo lugar se encuentra la de Minatitlán, cuya producción cayó 78 por ciento. La refinería que menos fue afectada por la caída en la elaboración de productos fue la de Salamanca, en el estado de Guanajuato, que entre 2013 y 2018 registró una baja de 29 por ciento, según las estadísticas de Pemex.

Por productos, la gasolina Pemex Premium fue la que técnicamente dejó de producirse en el país, pues pasaron de hacerse al inicio del sexenio anterior 19 mil 835 barriles diarios a solo mil 888 barriles diarios entre las seis refinerías con las que cuenta el país, así la reducción fue de 90 por ciento.

Se desplomó también la producción de gasolina Magna en 98 por ciento, sin embargo, esto se debió a un proyecto de la paraestatal para que todas sus gasolinas fueran ultra bajas en plomo (UBA), por lo que se invirtieron alrededor de 3 mil millones de dólares para revertir el uso de combustible que contiene de entre 300 a 600 partes por millón (ppm) −mayor cantidad de azufre− y llevarla a niveles de entre 30 y 80 ppm.

Pero no fue suficiente, pues la producción de Magna UBA apenas alcanzó en 2017 el pico de producción de 238 mil 651 barriles diarios, cayendo en 2018 a 186 mil 374 barriles en 2018, mientras que en 2013 la producción de Magna era de 360 mil 483 barriles diarios.

Y mientras la producción de gasolina caía en el país, la importación de gasolina terminada para motores pasó de 184 mil barriles diarios en 2013 a 425 mil barriles diarios en 2017 de acuerdo con la Agencia de Información sobre Energéticos de los Estados Unidos (EIA por sus siglas en inglés).

La producción de diésel tuvo una baja significativa, pues fue de hasta 68 por ciento en cuanto a Pemex, en tanto la producción de diésel UBA no alcanzó los niveles óptimos para suplir al convencional y la producción cayó de 92 mil barriles diarios a solo 49 mil barriles en números redondos.

El caso más crítico es el de la refinería de Madero, Tamaulipas, ya que de acuerdo con Petróleos Mexicanos, en diciembre del año pasado, hace apenas un mes, la planta detuvo técnicamente su operación, pues mientras su capacidad instalada es para procesar 190 mil barriles diarios de petróleo, apenas produjo en diciembre 3 mil 658 barriles, pero de gas seco, mientras que redujo a cero la producción de gasolinas, apenas 27 barriles diarios de turbosina y 187 barriles diarios de diésel.


La refinería de Minatitlán, en el estado de Veracruz, registra la segunda caída más alta en producción, ya que mientras su capacidad es de 285 mil barriles diarios, apenas produjo 14 mil 183 barriles en diciembre pasado, lo que significa un descenso de 96 por ciento en su capacidad de producción diaria.

En tanto, el tercer lugar lo ocupa la refinería de Salina Cruz, en el estado de Oaxaca, planta con una capacidad instalada de 330 mil barriles diarios, mientras que en el último mes de 2018 operó a 50 por ciento de su capacidad con una producción de 150 mil 825 barriles diarios de productos petrolíferos.

NOTAS MÁS VISTAS