Facico de UAEM va en apoyo de proyectos orgánicos

La Facultad se vinculó a cooperativas indígenas de Chiapas y ahora les ayuda en los procesos de comercialización de café.
Mesa de productos. (Monserrat Mata)

Monserrat Mata

La formación académica y una conciencia en torno al fortalecimiento de comunidades indígenas se conjugaron en un proyecto con olor a café.

Desde los altos de Chiapas este grano, que trabajan a través de una cooperativa, se distribuye en diversas entidades, gracias a los esfuerzos que se tejen entre la propia sociedad organizada.

Como parte de la iniciativa, desde inicios de este año, alumnos y docentes de la Facultad de Ciencias de la Conducta (Facico) trabajan en conjunto con las cooperativas y comercializan el café en diversas presentaciones, con un toque adicional, ya que los cafetaleros obtuvieron su certificación como producto orgánico.

La académica de esta facultad de la UAEMéx y parte del proyecto, Karla González, destacó que el trabajo base para la propuesta comenzó hace algunos años, vinculando a los universitarios con familias de los altos de Chiapas, principalmente productores de café, quienes ya se encontraban organizados en varias cooperativas.

El café que nos envían es de productores directos, de las cooperativas; el que traemos es Tatawelo, un café que tiene una certificación como orgánico, qué significa, que las familias están comprometidas con la madre tierra: lo orgánico reside en que no utiliza ningún tipo de abono químico, ni de pesticida, también tienen capacitaciones en agroecología”. 




A través de la página de Facebook Flor de Asfalto y su pequeño local instalado en la Plaza Gastronómica Amador López, este grupo fomenta el comercio local y hace frente a uno de los mercados más complicados, como es la industria del café, que prácticamente se encuentra monopolizada.

Estos proyectos permiten que los alumnos tengan una sensibilización bien profunda, pues al involucrarse en proyectos, que se vinculen con las comunidades, que sepan que sepan los esfuerzos de una comunidad productora de café les da una lectura más amplia de la realidad y generan esa necesidad de incidir en esa realidad y comprometerse para desaparecer esas desigualdades”.





LC

NOTAS MÁS VISTAS