Machismo, difícil de erradicar en Jalisco

La mayoría de los hombres se sienten superiores al género femenino, las responsabiliza a las mujeres de las agresiones de las que son víctimas.
Ayer fueron presentados los resultados del estudio (Elsa Martha Gutiérrez)

Elsa Martha Gutiérrez

En la zona metropolitana de Guadalajara, Jalisco persiste la cultura machista, por lo que difícilmente a corto plazo se podrá ver una disminución en el número de casos de violencia en contra de la mujer registrados en la entidad.

Lo anterior se desprende del estudio “Cómo son y cómo ejercen violencia los hombres en Jalisco”, que realizó el Instituto Jalisciense de las Mujeres (IJM) en la entidad.

Y es que más de la mitad consideran que el papel de la mujer se relaciona con “trabajos domésticos”; si laboran, es porque dan “permiso”; a su esposa o pareja la ven como de “su propiedad”; sostienen que debe “ser sumisa, callada y obediente”; se sienten superiores a la mujer. Además, no perciben el acoso como un delito, y solo asocian la violencia con golpes. 

“El estudio documenta que la violencia está desnaturalizada, que la hemos visibilizado, que los hombres la reconocen, que conocen que existe, pero además el estudio documenta que esta desnaturalización y todo lo que hemos hecho los hace conscientes, sabe que existe y pueden llegar a ejercerla”, expresó Erika Adriana Loyo Beristáin.

Actualmente en el Centro Especializado para la Erradicación de Conductas Violentas hacia las Mujeres (CECOVIM) 80 hombres reciben terapias. 

En lo que va del año se han atendido alrededor de 250, en su mayoría de la zona metropolitana. A partir de este año, muchos han ingresado por sentencia. Es decir, porque un juez lo ordenó. 

“Cuando un hombre desestructura este tipo de cosas mediante un proceso de atención es el que recomienda el tema a alguien más, casi siempre los que llegan por voluntad es porque han vivido una buena experiencia”, dijo.

De acuerdo con la funcionaria, existen indicios de una transformación generacional en las edades más jóvenes sobre las formas de violencia contra la mujer.

“Es importantísimo reforzar los trabajos desde la política en el segmento de los 17 a 25 años y también en este segmento de nivel más bajo donde la masculinidad y la visión del machismo sigue siendo muy consolidado”, reconoció.

Fue Mauro Vargas Urías, director general de la asociación civil de Género y Desarrollo, el que detalló el estudio realizado.

Dijo que si bien los hombres no justifican por ningún motivo la violencia en contra de la mujer, se detecta en los discursos una gran presencia de posturas que responsabilizan a la mujer de las agresiones.

Ellos consideran que las mujeres pueden controlar la violencia a través de la exigencia del respeto, elevando la autoestima, denunciando o cambiando de pareja.

“Dejan en ellas la posibilidad de cambiar y no tanto asumir una actitud diferente ante la violencia. Si no te gusta la violencia, pues porque no te vas o por que no la denuncias”, justificó Vargas Urías.

Destacó que el 49 por ciento de los hombres consideran que hacer comentarios en la calle a las mujeres sobre su apariencia es un halago.

“Ellos reconocen que hay piropos bonitos y sanos y que depende de las mujeres si se sienten incómodas u ofendidas, puesto que en sus experiencias hay mujeres que les gusta este tipo de trato. Entonces consideran que la diferencia entre un piropo y un halago radica en la opinión que la mujer pueda tener respecto a cómo es expresado”, señaló. 

En el contexto laboral, consideran que hay mujeres que demuestran resentimiento con los hombres y siempre están a la defensiva y “cuando están en puestos de poder toman revancha. A ellas la califican de problemáticas y de las que hay que tener cuidado en los espacios laborales”.

Los hombres, no reconocen la violencia verbal, psicológica y sexual. Ellos dicen “no soy violento porque no le he pegado”, concluyó.


Dato:
Tamaño de la muestra: 300 entrevistas cara a cara en viviendas. 150 en niveles económicos altos y medios y 150 en niveles bajos.

Se levantó entre 24 y 30 de noviembre 2017.

Los entrevistadores fueron solo hombres.

Estudio inédito y 95 por ciento de confiabilidad.

Numeralia
50% piensa que “da permiso” para que ella trabaje.

49% considera que hacer comentarios en la calle a mujeres sobre su apariencia es un halago.

60% señalan que la mujer puede controlar la violencia que reciben de parte de algún hombre.

38% dicen que las mujeres no deben de andar solas en la calle.

76% opina que la mujer no debe permitir violencia del marido con el argumento de mantener unida a la familia, aunque el 24% considera lo contrario.

53% relaciona el papel de la mujer con labores domésticas.

SRN

NOTAS MÁS VISTAS