Mexiquenses aprovechan escasez para hacer su “agosto”

A través de Facebook ofrecen bidones y hasta el lugar en las filas de espera para surtirse de combustible.
El fenómeno ocurre en diversos puntos de la entidad. (ESPECIAL)

Mario C. Rodríguez

A través de redes sociales pobladores de Villa del Carbón, Ixtapan de la Sal, Toluca y Xonacatlán expresaron y pusieron precio a la gasolina que tienen almacenada a través de Facebook. Incluso ya hay quienes ponen un valor monetario al lugar de la fila para el abastecimiento en alguna estación del Valle de Toluca. 

De acuerdo con una publicación en el mercado virtual de la citada plataforma, el garrafón en Villa Victoria tiene un valor de 700 pesos. En la imagen se aprecian un total de seis envases con capacidad de aproximadamente 20 litros cada uno, rotulados al costado con un signo de pesos. 

Más al sur del estado, en Ixtapan de la Sal, una mujer con un perfil de siete años de antigüedad ofrece el hidrocarburo a 22 pesos el litro y asegura que en caso de que la compra sea mayor a 10 litros, es necesario ponerse en contacto con ella vía telefónica para concretar una transacción. 


Un usuario, que protegió su identidad, explica que traen el combustible desde la Ciudad de México y sólo está dispuesto a tratar con clientes que deseen adquirir magna; el mínimo será de dos decenas de litros en adelante. 

En Toluca, un adolescente ofrece en 600 pesos, 20 litros con todo y envase, anuncia. 

Otra persona puso en venta su espacio en la fila de espera rumbo a la gasolinera de la vialidad Solidaridad Las Torres.
“Vendo lugar en la fila de la gasolinera a 200 mtrs, con el señor de las aguas a un lado, trato serio” (sic), indicó en la publicación y cuyo costo es de 200 pesos. 

No obstante, grupos privados de redes vecinales también ofrecen el intercambio de gasolina. El fenómeno ocurre en Naucalpan y Xonacatlán, por mencionar algunos lugares. 

El portal ofrece normas de seguridad y reglas para el intercambio entre usuarios. En el catálogo de restricciones se encuentran los esteroides, armas, animales, productos o servicios para adultos, alcohol, apuestas o publicaciones fraudulentas, pero ninguna condena la comercialización de hidrocarburos o materiales energéticos. 

La Ley federal, en su artículo 9, sanciona el comercio de productos derivados del petróleo sin el consentimiento de permisionarios o distribuidores. 

La pena menor es de 2 a 4 años de prisión y una multa de 2 mil a 400 días de salario mínimo en caso de portar cantidades menores a 300 litros; por el otro extremo hasta 12 años podrán ser privados de la libertad en caso de rebasar los mil litros; y hasta 15 años si son más de 2 mil litros.

SGCF

NOTAS MÁS VISTAS