Saturados, asilos de ancianos

En estos espacios se da ayuda; algunos están abandonados y sin recursos
Aumenta demanda en asilos

Ximena Quintana

Según datos del Iplaneg, hasta octubre del 2017 la población de adultos mayores en el estado de Guanajuato era de 580 mil 767 personas, de las cuales el 46% (258 mil) son hombres y el 54% (299 mil) mujeres.

De acuerdo a datos del INEGI, existen en el estado 42 asilos o casas de reposo, 10 de los cuales están ubicados en León. A los cuales son enviados los ancianos a veces en estado de abandono o para que los atiendan debidamente, sin embargo, el servicio no es suficiente. 

 
En el asilo María Asunta se hacen cargó de 44 abuelitas de entre 80 a 90 años que han sido abandonadas por sus familias. Sin embargo, tienen más de 150 solicitudes de nuevo ingreso de mujeres que están en espera de vivir su última etapa de manera digna. 


“Nuestra casa alberga puras mujeres, sobre todo para gente pobre. Que no tiene justo un lugar, que no tiene familia que no le puede acompañar. Nuestras abuelitas demandan atención y cariño”, comentó la hermana Rosa Luna, directora de María Asunta.


La abuelitas pueden ingresar de muchas maneras a la institución, en algunos casos vecinos que las conocen les buscan un lugar o por medio del DIF (Desarrollo Integral de la Familia).
“A veces por medio del DIF, a veces por medio de los vecinos que se organizan y le buscan un lugar”, dijo. 



Además de que la mayoría de las mujeres que atienden tienen problemas de salud y en algunos casos las complicaciones ocasionadas por las mismas. 

Los medicamentos en su mayoría son donados, pero en el caso de necesitar un medicamento especial, deben comprarlo.
“Diabetes, hipertensión, la mayoría son las más y luego ya con sus propias complicaciones que esta contrae”, dijo la hermana. 


Hay casos de ancianitas que aun cuentan con algún familiar y son visitadas por ellos, en algunos casos llegan a pasar fines de semana conviviendo con sus familias. 


Cada ocho días son visitadas por un doctor que les hace la revisión de rutina y posteriormente, si se llegara a necesitar un especialista, lo consiguen y se les da seguimiento.

Algunas de las abuelitas tienen todavía acceso al Seguro y en esos casos son atendidas allí. 

De igual manera, reportó que se han dado casos en que las familias, por falta de tiempo, han dejado abandonado a sus familiares y ellos se encargan de contactarlos para que los visiten. 


En este centro se les da a las abuelitas todo lo necesario dependiendo de la etapa en la que se encuentren, se les dan terapias de rehabilitación, ejercicios y se les ofrece servicio de dentistas, incluso algunas de ellas ayudan con el mantenimiento de la casa. 


De igual manera, el asilo Ángel Guardián solo cuenta con espacio para 16 adultos mayores.

 Actualmente se encuentran en su máxima capacidad. Ellos cuentan con el apoyo de los familiares de sus pacientes, sin embargo, no cuentan con la infraestructura para atender a un número mayor. 


“Tenemos 16 pacientitos, esa es la capacidad máxima porque la casa es pequeña, no es para mucha gente”, comentó Rodolfo, encargado del asilo. 


Entre las actividades que hacen son juegos, ven películas, entre otras.

En algunos casos cuentan con el apoyo de grupos que llegan a distraer a los abuelitos. Además de que otras asociaciones realizan campañas para invitar a doctores y especialistas para darles algún tipo de consulta o revisión. 


Comenta que se reciben alrededor de seis peticiones diario, pero al no contar con el espacio suficiente han tenido que declinar en el ingreso de un nuevo paciente.

Entre sus pedimentos de aceptación está solo recibir a personas mayores de edad que no tengan ninguna enfermedad contagiosa, ya que eso pone en peligro a las demás personas. 


En la casa Ángeles de Ayuda, están capacitados para cuidar 24 ancianos, entre hombres y mujeres, desde 54 a 98 años. Ahí atienden a abuelitos cuyos familiares no tienen la capacidad de cuidar de ellos. 


“Si tenemos mucha demanda, no toman la decisión rápido. Para la familia es muy complicado decidir si te lo dejan. Tenemos muchos tabús en cuestiones a los asilos”, comentó Cecilia Montreal, directora del asilo. 


La directora comentó que el pasado agosto recibieron 10 solicitudes de ingreso, y de ellas solo aceptaron a cuatro personas. 


Este asilo, como comenta Cecilia, apoya al adulto en darle un lugar cómodo, donde estén bien cuidados y en donde la familia no tenga que preocuparse por nada más. Aunque ellos dependen totalmente de las aportaciones que hacen los responsables del adulto mayor, ya se están preparando por medio del DIF para atender a personas de bajos ingresos. 


“Sí me ha llegado gente que me dice «No te puedo pagar», les hago rebaja, hasta donde lo permite el lugar, pues porque tengo que pagar muchísimos servicios. El DIF justo me está preparando para poder yo recibir gente de escasos recursos que el DIF los pueda sostener”, explico Cecilia. 


Comentó que esperan que para octubre que recibe la visita de esta institución ya estén listos para darle la oportunidad a más abuelitos de tener un lugar donde vivir la última etapa de su vida. 


El DIF (Desarrollo Integral de la familia) también cuenta con un programa de apoyo para los adultos mayores, es su planilla se encuentran alrededor de 6 mil 041 adultos mayores, entre hombre y mujeres. 


Su programa consta de tres áreas: física, social y cognitiva. Lo que crea un proceso integral para darle al anciano una buena vejez. También se les dota de oficios, clubes de lectura, etc.

Y para los adultos mayores que aun quieran seguir en mundo laboral, se les realiza la prueba VALPAR (Valoración para el Trabajo), en donde los dirigen a la mejor área de oportunidad.

NOTAS MÁS VISTAS