Condenan colectivos 'criminalización de protesta'

El presidente de Vertebra, Gilberto Marcos Handal, señaló que de seguir con estas acciones, Nuevo León caería en un autoritarismo.
Gilberto Marcos Handal, presidente de Vertebra. (Archivo).

Victoria Félix

Diversas asociaciones civiles de Nuevo León condenaron la detención de manifestantes en Palacio de Gobierno, al señalar que fue un acto de represión contra el derecho a expresarse. 

Representantes de Vertebra, Redes Quinto Poder y el Congreso Nacional Ciudadano manifestaron su repudio a la detención de ocho integrantes del colectivo Únete Pueblo que mantenían un plantón contra el aumento a los impuestos vehiculares y el posible incremento a las tarifas del transporte. 

"Estamos en contra de la criminalización de la protesta, este es un derecho consagrado en la Constitución y sirve para que la gente reivindique sus posiciones, sus peticiones, sus exigencias, sus otros derechos y además es en desahogo pacifico al malestar social. 
"Estamos viendo cómo se usan las instituciones para agredir o coartar los derechos que tienen las personas y no vemos avance en otros casos por ejemplo: el caso que tiene el gobernador Jaime Rodríguez en su contra por presuntamente haber desviado recursos públicos y personas para recolectar firmas durante la campaña", alegó Juan Manuel Ramos de Redes Quinto Poder.


Por su parte, Gilberto Lozano del Congreso Nacional Ciudadano, recordó cuando lo acusaron de diversos cargos por participar en la manifestación del 5 de enero de 2017 y que finalmente tuvieron que desistirse de la acusación al no encontrar pruebas.

"Yo también en carne propia sufrí la acusación por conspiración, agrupación delictuosa, desorden público, con el asunto de los vitrales cuando quienes habían cometido el ilícito eran realmente reventadores contratados por el Gobierno del Estado.
"La solución de fondo de Nuevo León es la revocación de mandato de Jaime Rodríguez él no es más que un represor", alegó.

Finalmente el presidente de Vertebra, Gilberto Marcos Handal, se solidarizó con los activistas y advirtió que de seguir con estas acciones Nuevo León caería en un autoritarismo.

"No entendemos cuál es el daño que estaban haciendo como para que los detengan, ahora resulta que no hay derecho a manifestarse (...) podemos estar cayendo en un estado autoritario porque el derecho a manifestarse siempre ha existido tengan o no tengan razón las personas que se manifiestan", concluyó.


NOTAS MÁS VISTAS