Gastó el Congreso 1,247 mdp extras en altos mandos

Se suprimirán plazas excedentes: Alfonso Ramírez Cuéllar

En tres años aumentaron de 872 a 1,135 los funcionarios en ambas cámaras, informa el aspirante a la coordinación de la bancada de Morena en San Lázaro
Gasto en remuneraciones

Fernando Damián

Las plazas de altos funcionarios en la Cámara de Diputados y el Senado aumentaron de 872 a mil 135 en ocho años, mientras el sobreejercicio de ambos órganos legislativos en sueldos y salarios (servicios personales) fue de mil 247 millones de pesos de 2015 a 2017.

Así lo afirmó el legislador electo Alfonso Ramírez Cuéllar, aspirante a la coordinación del grupo parlamentario de Morena en el Palacio de San Lázaro, al refrendar la intención de suprimir las plazas excedentes y reducir los sueldos de altos funcionarios, así como eliminar seguros de vida, gastos médicos y separación individualizada para servidores públicos y representantes populares en el Congreso de la Unión.

En entrevista, sostuvo que esas medidas significarán un ahorro hasta de 719.5 millones de pesos en la Cámara de Diputados y de 540.2 millones más en el Senado.

“El dispendio, la corrupción, la discrecionalidad en el gasto, en el manejo de las contrataciones y en el ejercicio de los recursos de los grupos parlamentarios han provocado un gigantesco aparato legislativo que nada tiene que ver con la calidad y la eficiencia que demanda la ciudadanía”, puntualizó.

Ramírez Cuéllar señaló que una revisión de las cifras confirma que en el Poder Legislativo se ha incrementado sustancialmente el gasto corriente en sueldos destinados a los altos funcionarios.

“Entre 2015 y 2017, la Cámara de Diputados sobreejerció recursos para el pago de Servicios Personales por un acumulado de 948.2 millones de pesos, mientras el Senado solicitó a su vez ampliaciones y sobreejerció 299.5 millones para el mismo concepto”, remarcó el legislador.

Detalló que tan solo la partida 12101 (honorarios) en el Palacio de San Lázaro tuvo ampliaciones presupuestarias por un total de 586 millones de pesos, que en su mayor parte se destinaron a asesores “de muy altos ingresos”.

Según la información presupuestal de los últimos tres años, en el Senado se registró algo similar.

“Hay una tendencia a la baja en el presupuesto asignado (al Senado), pero esa se modifica con los sobreejercicios en servicios personales: 111 millones de pesos en 2015 y 226 millones en 2016, así como un subejercicio de 38.3 millones de pesos en 2017, lo que resulta en un gasto adicional neto acumulado de 299.5 millones de pesos solo en el renglón de servicios personales”, indicó el dos veces diputado federal.

Subrayó además que el número de plazas de mando con altos salarios y grandes bonos de retiro aumentó de 548 a 648 en la Cámara de Diputados y de 324 a 487 en el Senado entre 2010 y 2018, es decir, 100 y 163, respectivamente.

Así, poco más de mil 100 altos funcionarios fungen como personal de mando para los 628 legisladores (500 diputados y 128 senadores), agregó Ramírez Cuéllar.

“En el Poder Legislativo existe la posibilidad de hacer un uso austero y más eficiente ejercicio de recursos, y eso se podría reflejar en las 19 legislaturas locales en las que la coalición Juntos Haremos Historia ganó la mayoría parlamentaria”, dijo el ex perredista y hoy diputado electo de Morena.

Burocracia dorada

El costo de la nómina burocrática en la Cámara de Diputados asciende a 4 mil 560 millones de pesos en 2018, de los cuales mil 33 millones corresponden a 648 mandos medios, superiores y homólogos.

De acuerdo con la Estructura Ocupacional y Recursos Autorizados en el capítulo Servicios Personales en el Palacio de San Lázaro, la plantilla de personal está actualmente integrada por un total de 6 mil 691 personas.

Además de los 648 altos funcionarios, la Cámara de Diputados cuenta con 2 mil 899 trabajadores de base y de confianza, con una remuneración total de mil 757 millones de pesos.

Asimismo y bajo el régimen de honorarios laboran 3 mil 144 personas, cuyos sueldos, salarios y prestaciones impactan con mil 769 millones de pesos el presupuesto de servicios personales.

Las posiciones con las más altas remuneraciones en el Palacio de San Lázaro son el secretario general, con 156 mil 491 pesos de sueldo mensual neto; los secretarios de Servicios Parlamentarios y de Servicios Administrativos, así como el titular de la Contraloría Interna, con 136 mil 196 pesos cada uno.

Les siguen los coordinadores de área, con 119 mil 410 pesos; los directores generales, con 92 mil 84; los directores de área, con 54 mil 564; los subdirectores de área, con 32 mil 971, y los jefes de departamento, con 19 mil 79 pesos.

NOTAS MÁS VISTAS