Los Ángeles Azules y Cablebús, de Iztapalapa para el mundo

Iztapalapa tiene un nuevo referente para el mundo: la Línea 2 del Cablebús.

La mandataria capitalina realizó el acto de apertura en el Parque Recreativo Santa Cruz. Ariana Pérez
Alma Paola Wong
Ciudad de México /

Iztapalapa tiene un nuevo referente para el mundo: la Línea 2 del Cablebús. La jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, afirmó que las siete estaciones, de Constitución de 1917 a Santa Martha, estarán a la altura de Los Ángeles Azules míticos.

En el acto multitudinario en pleno corazón de la alcaldía más poblada de la capital se volvió a corear el “¡Presidenta!, ¡Presidenta!”, en apoyo a la mandataria capitalina y única en funciones del partido Morena.

Entre selfis, peticiones, abrazos y saludos, la jefa de Gobierno se dejó querer y destacó la obra de transporte que agilizará los traslados en el oriente de la ciudad.

“Lo que representa el proyecto del Cablebús no solamente es una inversión de transporte público, masivo, moderno, innovador, no contaminante, sino es un proyecto que disminuye desigualdades, que dignifica a la población que históricamente no había sido vista, que invierte ahí donde menos hay”, expresó.

Sheinbaum presumió que la alcaldía Iztapalapa salió de la lista de los 15 municipios más violentos del país, debido a la atención de las causas que provocan la inseguridad; por ello han invertido en programas sociales, incluido la mejora del transporte público.

En el acto inaugural realizado en el Parque Recreativo Santa Cruz, cerca de la estación QuetzalcoátlSheinbaum bromeó con que Iztapalapa ya no solo se conocerá por Los Ángeles Azules, sino por la inversión en diversas obras sociales.

“De Iztapalapa ya no serán solamente para el mundo Los Ángeles Azules, sino el Cablebús, las utopías, los Pilares, los senderos para mujeres libres y seguras, ejemplo de todo en tres años. Cuando no hay corrupción y no hay privilegios se invierte en el que menos tiene”, lanzó.

En el acto participaron alrededor de 500 personas, entre invitados como los gobernadores de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, y el electo de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, así como la ciudadanía; en el exterior, los curiosos se arremolinaban para tratar de ver a la mandataria.

“¡Presidenta, presidenta!”, “¡sí se pudo, sí se pudo!”, gritaban adentro y afuera del parque.

La inauguración, con tintes festivos, se acompañó con bailarines que animaron a la gente en la espera y promotores culturales que invitaban a los presentes a sumarse al proyecto de la denominada cuarta transformación.

Desde los aires también se vio el apoyo a la Jefa de Gobierno. A lo largo de la  Sierra de Santa Catarina, en los 10.6 kilómetros de la línea, se observaron en techos mensajes de apoyo a la Sheinbaum: “Sí cumplió”.

En su discurso, la alcaldesa Clara Brugada destacó las acciones realizadas en Iztapalapa durante el gobierno de Sheinbaum, pues aseguró que se trabaja para abatir la desigualdad territorial, social y económica.

“Hoy Iztapalapa deja de ser el traspatio de la Ciudad de México, el basurero de la Ciudad de México. Hoy Iztapalapa levanta el vuelo”, señaló.

Sheinbaum aseguró que la inspiración para el proyecto de este Cablebús fue el sistema de transporte Mi Teleférico, construido por Evo Morales, en Bolivia.

La línea 2 transportará hasta 200 mil personas por día a lo largo de siete estaciones y 305 cabinas. Conectará con dos estaciones del Metro: Constitución de 1917, en la Línea 8, y Santa Martha, en la Línea A, tras un recorrido de solo 40 minutos.

Tiene capacidad para 10 personas por cabina; sin embargo, en el actual periodo de pandemia solo se permitirán seis pasajeros.

En los alrededores se realizaron más de 100 murales, entre techos y fachadas, hechos por 35 artistas urbanos.

El viaje tendrá un costo de 7 pesos y el ingreso será gratuito para adultos mayores, personas con discapacidad y menores de cinco años. Se trata de un transporte, que según los habitantes, llegó a transformar la zona oriente de la capital del país.

“Antes me hacía hora y media o más para bajar hasta Santa Martha, pero ahora dicen que va a ser media hora y se ve que va a ser más seguro, porque la verdad es que subirse a los micros es tirarse un volado, no sabes qué va a pasar, si te van a asaltar o vas a quedar atrapado en el tráfico. Todo esto se ve muy bien”, dijo Óscar Méndez, habitante del desarrollo urbano Quetzalcóatl.


NOTAS MÁS VISTAS