Nahle supervisa trabajos en refinería de Dos Bocas

Transparencia. Adelanta que en tres meses iniciarán obras.
El gobernador de Tabasco (centro) y la funcionaria. (Especial)

Redacción

La secretaria de Energía, Rocío Nahle, encabezó en Tabasco el arranque de los trabajos para la construcción de la refinería de Pemex, cuya sede estará en Dos Bocas, Paraíso, y adelantó que en dos o tres meses, una vez que se realice la primera licitación, comenzarán las obras.

En un recorrido por las oficinas del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), en el fraccionamiento Carrizal, acompañada del gobernador Adán López, Nahle anunció la instalación de la residencia de ingeniería con la que arrancará el proyecto.

“Estamos en la preparación del terreno de la refinería, estamos a marchas forzadas, una vez que quede el terreno preparado sale la licitación en dos o tres meses y se inician inmediatamente los trabajos de construcción”.

La funcionaria explicó que “la licitación será con invitación restringida para hacerlo lo más rápido y con empresas de mayor prestigio en el mundo”.

Advirtió que se privilegiará a empresas “serias”, que no sean corruptas ni que tengan antecedentes de ningún tipo.

Se prevé que a finales de este mismo mes la funcionaria comience a operar en sus oficinas de Villahermosa, en donde serán las nuevas instalaciones de la dependencia federal.

Nahle informó que desde ayer un flujo de profesionistas y especialistas en el área de hidrocarburos arribarán a la entidad para ocupar las instalaciones de este centro de investigación dedicado al área petrolera.

Indicó que se quedan en Tabasco técnicos de Pemex, del Instituto Mexicano del Petróleo, asesores de la Sener y el director del proyecto de construcción.

“Iniciamos con un primer bloque organizativo, Pemex va a enviar una parte la Subdirección de Proyectos, se van a empezar a trasladar conforme Pemex vaya comisionando o iniciando”, dijo.

Añadió que en el transcurso del mes personal de Pemex será comisionado a Tabasco para integrarse al equipo que pondrá en marcha la refinería.

NOTAS MÁS VISTAS