Pleito por la Cámara es de dos partidos

Las bancadas del PAN, PRD, PES, PT y PANAL han quedado inmóviles en sus curules, con ojos abiertos pero boca cerrada
Diputados de Morena y PRI en disputa. (Jorge Sánchez)

Tomás Cano Montúfar

La nueva cita era a las 18 horas. La reanudación de la sesión ya tenía una hora de retraso. Ricardo Baptista es de los primeros diputados de Morena que llega a la Sala de Sesiones y encuentra entre el público a Eduardo Ogando, funcionario del PRI y como buenos paisanos de Tula se dan una sonoro abrazo. 

Parecía que en ese tono iba a transcurrir el tercer capítulo de la Sesión Constitutiva porque las diputadas de todas las fracciones se saludan de beso y bromas. 

Pero el diputado presidente, Humberto Veras Godoy, se hace esperar 40 minutos más. En un momento corre el rumor de que los coordinadores de las fracciones están en Junta de Gobierno y cuando aparezca el presidente saldrá con un acuerdo. Pero sólo es un rumor. Las tribunas de la Sala de Sesiones están abarrotadas, pero ahora el color de los asistentes no es azul como en la sesión anterior, sino tricolores. 

Veras Godoy llega a presidir. Sigue peleado con el micrófono y sus indicaciones no son audibles. Ordena el pase de lista. De las novedades de esta 64 Legislatura es que el listado de los diputados y su lectura está ordenado por la primera de letra del nombre y no del apellido. Al terminar el innovador pase de lista, la diputada priista, Mayka Ortega, grita desde su curul que la sesión tome las vías del orden del día aprobado hace 7 días. El presidente la ignora. 

Morena tiene su plan y Veras Godoy hace el primer movimiento: le entrega la tribuna a su compañera de bancada Doralicia Martínez Bautista de Huejutla. Sube con un documento nada sencillo. A la primera protesta de la bancada tricolor, los diputados de Morena inauguran una modalidad en la toma de tribunas: en dos grupos bien sincronizados protegen a su compañera que lee el documento y simultáneamente le hacen guardia al presidente de la mesa directiva. 

El texto que se presenta está cargado de tecnicismos, parece que lo escribió un abogado tratando de ocultar el fondo; pero nadie lo atiende y nadie lo escucha. Todo el público en las gradas está de pie y gritan a todo pulmón que se respete la ley. Socarronamente Veras Godoy permite que la lectura nerviosa y atropellada de Doralicia continúe. Por mucho menos suspendió la sesión anterior. 

Los cuatro diputados del PRI están indignados y sus protestan hace eco en las gradas pero no en la Mesa. No aceptan el dictado del presidente, se acercan a él y gritan en su cara que ha violado la ley. Él trata de no escucharlos y se siente protegido por su compañera diputada Corina Martínez que luce un copete colorado, ojos y brazos alertas. 

La bancada priista de cuatro integrantes quiere tapizar de cartulinas la tribuna y la mesa. Son ellos quienes llevan a la Sala de Sesiones el nombre de Gerardo Sosa Castelán como autor intelectual de la crisis del Congreso y la Sala se sacude con un tronante grito: “¡fuera Sosa… fuera Sosa!”. 



Doralicia sigue su lectura a gran velocidad, se detiene para tomar agua y Rafael Garnica, diputado por Apan le auxilia retirando las hojas ya leídas. Urge concluir la lectura para dar el siguiente paso. 

Empieza a aparecer en el fondo del texto la intensión: cambiar el orden de la presidencia de la Junta de Gobierno para que Morena la presida en el primer año, el PRI en el segundo y PAN en el tercer año de ejercicio.

Para ese entonces queda claro que el pleito es de dos. Las bancadas del PAN, PRD, PES, PT y PANAL han quedado inmóviles en sus curules, con ojos abiertos pero boca cerrada. 

Es el PRI quien da la señal. Abren el pasa vallas y en tropel entran decenas de militantes a tomar la tribuna. Es una multitud que impone su fuerza y termina con el escenario montado por la bancada Morena. 

No más lecturas, hasta aquí la sesión. Empujones, gritos y desorden. Humberto Veras Godoy se queda pálido. Logra atrapar el micrófono y apoyándose en la ley que le da esa atribución pide desesperado la intervención de la fuerza pública. Y de inmediato el primero en salir es el propio Veras Godoy. 

Los gritos y empellones están en su apogeo. Cuatro diputadas de Morena se han atrincherado en el centro de tribuna en actitud de defensa a su plan cuando entran por las puertas laterales uniformados estatales con cascos, escudos y toletes. Los diputados de Morena sienten frustrado su plan. 

En el espacio de la mesa directiva ya con el presidente ausente, discuten de forma civilizada pero nada amistosa Ricardo Baptista contra Eduardo Ogando. A las 11 de la noche la bancada de Morena da conferencia de prensa en la Torre Legislativa y minutos más tarde en el Lobby del Congreso el PAN, y finalmente, el PRI.

NOTAS MÁS VISTAS