La mayor filtración expuso 773 millones de cuentas de correo electrónico

Ciberseguridad

Afortunadamente hay una manera de saber si tus datos quedaron expuestos. En dado caso, lo más recomendable es cambiar de contraseña.
Después de ir tras bancos y tiendas departamentales, ahora los hackers atacan al sector salud

DPA

Más de 21 millones de contraseñas únicas y cerca de 773 millones de direcciones de correo electrónico han quedado al descubierto a través de un listado denominado "colección número uno" que se publicó en foros de piratas informáticos.

El experto en seguridad web Troy Hunt advirtió en su blog que un total de 772,904,991 millones de cuentas de correo electrónico se han visto afectadas por la fuga de datos, en la que en total han quedado expuestos cerca de 2,700 millones de datos relativos a estas cuentas.

Esta fuga de datos ha sido denominada como "colección número uno" y la forman un conjunto de direcciones de correo electrónico y contraseñas que suman más de 1,160 millones de combinaciones posibles entre estos datos.

¿Cómo saber si fuiste afectado? 

La base de datos se compartió a través de foros de hackers, y todas estas cuentas se han añadido a la página web Have I been Pwned (HIBP), que recoge las principales fugas de datos y donde todos los usuarios pueden comprobar si sus contraseñas han sido robadas.

El experto recomienda a todos los usuarios comprobar si sus contraseñas han sido hackeadas a través de la web de HIBP, así como cambiar las claves antiguas y crear contraseñas únicas usando un administrador de contraseñas como 1Password.

Estas filas compuestas por casi 773 millones de cuentas de correos y 21 millones de contraseñas vulneradas suponen suponen la mayor brecha jamás cargada en HIBP, una base de datos que con esta filtración ya incluye más de 551 millones de contraseñas filtradas, según Hunt.

El rastro de la fuga de datos comienza a través de un documento procedente de la plataforma de almacenamiento MEGA, y contienen archivos con una colección de más de dos mil bases de datos en las que las contraseñas encriptadas se han convertido en texto común.


mrf

NOTAS MÁS VISTAS