Annie, el vocho de 1967 que quedó como nuevo

Volkswagen se ofreció a restaurar el coche de una señora originaria de California que llevaba 50 años con el mismo coche.
Annie, un vochito de 50 años, fue restaurado. (Volkswagen)
Kathleen ya tiene la versión mejorada de Annie. (Volkswagen)

Milenio Digital

Pasar 50 años con un mismo coche podría sonar una idea descabellada, pero una mujer originaria de California lo hizo. Kathleen Brooks ha pasado casi medio siglo a lado de Annie, su vochito color rojo y el cual fue restaurado en Puebla por Volkswagen.   

Kathleen fue contactada por la empresa tras conocer su historia; la cual empezó en 1966 cuando compró su VW Sedán 1967 color rojo rubí, con interiores blancos de vinilo y 53 caballos de fuerza.   

El equipo sustituyó casi el 40 por ciento de las piezas originales. (Volkswagen)

Para celebrar la lealtad de Kathleen con la marca, Volkswagen le ofreció restaurar a Annie en la fábrica de Puebla, donde se ensambló el último vocho en 2003. 

Y es que el coche ya había perdido su color original debido a la exposición al Sol y la brisa salada de la costa de California; Kathleen mantenía las ventanas abajo con un desarmador e incluso había partes de los asientos tan desgastadas que en cualquier momento podrían romperse.   

El motor ya estaba desgastado y había perdido potencia. (Volkswagen)

Por si fuera poco, el motor de Annie ya estaba bastante anticuado y desgastado luego de haber recorrido más de 560 mil kilómetros, lo equivalente a haber dado 14 vueltas al mundo

Antes de entregar el coche a los expertos, Kathleen explicó en una carta por qué Annie era tan  especial.

“Me recuerda mucho a mí misma: vieja, desgastada, oxidada y abollada […] pero ha estado conmigo a través del matrimonio, divorcio, la compra de una casa, mi propio negocio, varios trabajos y tres batallas contra el cáncer”.

La restauración, que estuvo a cargo de Augusto Zamudio del departamento de mecatrónica de VW, duró 11 meses y el resultado fue más de lo que Kathleen esperaba.   



El vocho fue traído a Puebla para su restauración. (Volkswagen)

Annie recibió un nuevo motor y set de frenos, fue repintado a su color original que obtuvieron gracias a la guantera que lo conservaba, la estructura fue reforzada con partes de un vocho de 1980 y hasta su nombre fue grabado en los asientos.   

Cuando Kathleen vio a Annie no podría creer que tenía una versión mejorada del coche que había pasado la mayor parte de su vida con ella.

“Esto es lo que había soñado, pero no tenía idea de que se vería tan bien. En una escala de 1 a 10, quería un 10. Ella es un 25”, dijo.​

Éste fue el resultado de la restauración. (Volkswagen)

​​mrf​

NOTAS MÁS VISTAS