Monstruosa abeja gigante que se creía extinta ha reaparecido

Fauna

La abeja, calificada como un 'bulldog volador', fue descubierta por un equipo de científicos en Indonesia.
De aproximadamente seis centímetros, la abeja de Wallace es la más grande del mundo (Especial).

Notimex

Una monstruosa abeja que había sido vista por última vez en 1981 y se creía extinta fue encontrada por un equipo internacional de científicos y conservacionistas en Indonesia. 

Se trata de la abeja gigante de Wallace, que mide aproximadamente seis centímetros. Con el nombre científico de Megachile Plutón, es la más grande del mundo y a pesar de su llamativo tamaño estaba perdida para la ciencia desde hace 37 años, pero se ha confirmado que sigue viva gracias a un equipo de búsqueda que en enero pasado se propuso encontrarla y fotografiarla. 

El esfuerzo tuvo éxito pues dieron con la icónica abeja en la Molucas del Norte, un grupo de islas de Indonesia, un hallazgo que resucita la esperanza de que más bloques de la región aún alberguen a esta rara especie. 

El redescubrimiento fue anunciado este jueves por Simon Robson, de la Escuela de Ciencias de la Vida y el Medio Ambiente de la Universidad de Sydney; Glen Chilton, de la Universidad de Saint Mary, Canadá; Eli Wyman, de la Universidad de Princeton; y Clay Bolt, fotógrafo de conservación de Montana. 

El equipo, que contó con el apoyo de la organización Global Wildlife Conservation, presentó las primeras fotografías y videos captados en vivo de la extraordinaria abeja de Indonesia. 

“En medio de un declive mundial, tan bien documentado, de la diversidad de insectos, es maravilloso descubrir que esta especie icónica todavía está aquí”, declaró Robson

“Fue absolutamente impresionante ver este bulldog volador, un insecto del que ya no estábamos seguros”, afirmó por su parte Bolt, quien es un fotógrafo de historia natural especializado en abejas, que logró las primeras imágenes de la especie viva tras pasar años investigando el hábitat. 

La abeja gigante hembra hace su nido en montículos de termitas arbóreas activas, utilizando sus grandes mandíbulas para recolectar resina de árbol pegajoso para alinear el nido y protegerlo de las termitas invasoras, de calor y humedad extremos y hasta de torrenciales aguaceros. 

El equipo observó docenas de montículos de termitas en el transcurso de la búsqueda, pero fue hasta el último día, de una parada de cinco, en un área de interés que encontró a una sola hembra de Wallace que vivía en un nido en lo alto de un árbol, a unos 2.5 metros del suelo. 

Esta especie de abeja lleva el nombre del entomólogo inglés Alfred Russell Wallace, codescubridor junto con Charles Darwin de la teoría de la evolución a través de la selección natural, quien encontró al enorme insecto cuando exploraba la isla indonesia de Bacan. 

La abeja no volvió a ser vista hasta 1981, cuando el entomólogo Adam Messer la redescubrió en tres islas indonesias y pudo observar parte de su comportamiento, pero desde entonces ningún otro equipo de búsqueda la había encontrado.

ehh

NOTAS MÁS VISTAS