Cuál es la probabilidad de sufrir un ataque un tiburón en las playas de México

En las últimas semanas se han presentado tres ataques de animales submarinos en playas mexicanas; dos de los casos han sido atribuidos a tiburones

Un tiburón toro atacó a una mujer en Jalisco | Foto: Especial
Lizeth Hernández
Ciudad de México /

Las aguas de la Playa Quieta, Guerrero se tiñeron de rojo luego de que, en horas distintas, una mujer y un hombre fueran atacados.

El primer evento que rompió con la tranquilidad de la mañana se dio cerca de las 9:15 horas, cuando una joven originaria de Estados Unidos fue mordida, supuestamente por un tiburón

Solo unos minutos después, un turista belga perdió la vida luego de que un animal le arrancara una pierna. Sin embargo, no se pudo confirmar si había relación con ambos ataques o si en el primer caso el responsable había sido un tiburón y en el segundo un cocodrilo.

Si bien aún hay muchas preguntas en torno a lo sucedido, las agresiones compartieron muchas similitudes con un evento ocurrido recientemente, pero a varios kilómetros de distancia.  

Ataque en Jalisco

Mar, sol, un tirón en la pierna y gritos desde la orilla: lo que parecía ser una mañana tranquila en la playa de Melaque, rápidamente se convirtió en una tragedia luego de que una mujer fuera atacada por un tiburón toro, una de las 27 especies que habita en la costa sur de Jalisco.

La víctima del ataque fue identificada como María Fernanda Martínez, bióloga originaria de Guadalajara que dedicó su vida al estudio y cuidado del mar en el que murió. Las primeras versiones del caso señalan que la joven perdió la vida intentando proteger a su hijo, pues mientras ambos nadaban, notó que algo se acercaba bajo el agua.

Gracias a que reaccionó de inmediato, logró poner al pequeño a salvo, sin embargo, ella no pudo esquivar la mordida del animal que la terminó hundiendo. Si bien este hecho no es el primero que se registra, lo cierto es que las muertes y ataques ocasionados por estos peces son extremadamente raros no solo en México, sino en el mundo.

De hecho, expertos apuntan a que es mucho más probable perder la vida por culpa de un rayo que por un tiburón.

Humanos ¿el alimento?

En 2019 Stephen Midway, profesor del Departamento de Oceanografía y Ciencias Costeras de la LSU y colaboradores, dieron a conocer los resultados de una investigación sobre ataques de tiburones en el mundo, en ella encontraron que, entre 1960 y 2015, los países que sufrieron más casos fueron Estados Unidos, Australia y Sudáfrica.

El estudio también permitió detectar que si bien a lo largo de esos 50 años se había duplicado el número de incidentes, estos seguían siendo sumamente raros, de hecho, se calculó que la probabilidad de que alguien muriera por el ataque de un tiburón era de apenas una en varios millones.

Tres años después de que la revista PLOS ONE publicara este artículo, el Museo de Florida señaló que, en comparación con otros encuentros con animales, desastres naturales y peligros en el océano, la probabilidad de que una persona fuera mordida por un tiburón era de una en 3.7 millones.

“Por lo tanto, es mucho más probable morir ahogado en el mar que a causa del mordisco de este animal marino” explica la institución a cargo del Archivo Intencionalidad de Ataques de Tiburones.

El claro reflejo de estos números son los datos recopilados en México: de 1907 a la fecha, solo se han confirmado 41 ataques de tiburones no provocados, lo que se traduce a 0.4 ataques por año, siendo Guerrero (con un total de 12 ataques) el estado en donde más de ellos se han documentado.

Le siguen Veracruz (9), Quintana Roo (8), Baja California (4), Baja California Sur (2), Colima (1), Nayarit (1), Oaxaca (1), Sinaloa (1), Yucatán (1) y el más reciente en Jalisco (1).

De acuerdo con diversos estudios, las razones para que este tipo de ataques se presenten son variadas. 

Ya sea que el tiburón busque defenderse, confunda a un humano con una presa natural (como una foca o un pez grande) o bien note objetos extraños (como tablas de surf o kayaks) que despierten su curiosidad.

¿Cómo reducir las probabilidades?

De acuerdo con expertos, es posible reducir el riesgo de sufrir un ataque de tiburón. Algunas de las recomendaciones para ello (emitidas por el Museo de Florida) son:

  • No nadar en solitario, estar en grupo es mejor
  • Mantenerse cerca de la costa
  • No nadar al amanecer o al anochecer, pues son los horarios en los que los tiburones están más activos
  • Alejarse de los bancos de peces o zonas de pesca
  • Evitar usar joyas, los colores brillantes podrían atraer a un tiburón
  • Evitar chapotera demasiado

El tiburón ya está cerca ¿qué hago?

De acuerdo con el mismo instituto, se recomienda mantener contacto visual con el tiburón y alejarse lentamente. De ser posible lo preferente es salir del agua inmediatamente.

En caso de que el tiburón intente morder, lo mejor es golpearlo ya sea en los ojos o las branquias, pues son áreas sensibles del animal.

LHM 


LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.