Ser madre en tiempos de covid: una tarea difícil y agotadora

De acuerdo con psicólogos, las mujeres presentan problemas de insomnio, dificultad para dormir, para relajarse y mucha desesperanza.

Foto: Archivo

César Cubero

Ser madre en tiempos de pandemia no ha sido nada fácil para las mujeres de Nuevo León. Y es que de acuerdo con Guillermo Rocha González, coordinador del departamento de Urgencias Psicológicas de la Facultad de Psicología (FaPsi) de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), este grupo ha sido muy maltratado y golpeado por los efectos del confinamiento.

Por un lado, explicó, está el grupo de las madres que también trabajan y que no tienen una línea divisoria entre su momento de cumplir como madre y con el de su función laboral, por lo que están llevando una doble o triple carga en cuanto a desgaste, cansancio, estrés y exigencia.

Situación que influye y afecta, y se ve reflejado en la consulta, donde están viendo en este sector de la población un agotamiento emocional y cuadros de ansiedad muy fuertes.

Además refirió se presentan problemas de insomnio, dificultad para dormir, para relajarse y sobre todo mucha desesperanza, “una sensación de que esto no va a terminar”.

Por otro lado, las madres que tienen hijos en edades escolares, en donde han tenido que llevar un desgaste por quienes han batallado para adaptarse y apoyar en las clases y estar al frente con esa función

Y además que, dijo, ha sido un tema de discusión muy fuerte entre hijos e hijas y madres: el rendimiento escolar y el estrés que presentan las niñas, niños y jóvenes, lo que está repercutiendo como una exigencia más para las madres.

De tal forma se presenta un escenario complicado para las madres en el que aparecen las escenas de contener el estrés que están sintiendo los hijos, pero al mismo tiempo las de exigir y motivar para que sigan adelante con las clases y las actividades escolares.

En relación a las consultas que realizan en la Unidad de Servicios Psicológicos de la FaPsi, el especialista aseguró que han aumentado.

En especial en dos aspectos de solicitud de atención muy claros: el impacto de la pandemia provocada por el covid-19 directo en las madres y en qué hacer con los hijos.

“Se han elevado (las consultas) y muy específicamente en dos tipos, entre quienes presentan directamente diferentes síntomas, estrés, ansiedad, depresión y cambios en el estado de ánimo. 
“Y pasa mucho que se comunican para pedir ayuda de ¿no sé qué hacer con mis hijos? ¿no sé cómo cuidar a mis hijos?, Y las madres están pidiendo, digamos que ellas afectadas de manera secundaria por el impacto a los hijos, entonces las madres están pidiendo ayuda, pidiendo auxilio, ya sufriendo el sufrimiento que sus hijos están teniendo”, precisó. 

De acuerdo con el experto, debido a la pandemia, en el año 2020 se incrementó en Nuevo León un 16 por ciento el suicidio, al llegar a 336 casos; sin embargo, el mayor porcentaje de ellos en hombres.

Al respecto, consideró Rocha González, las madres, aunque son un grupo vulnerable, están resistiendo como un grupo de contención, por lo que no se tiene un alza en eventos de atentar contra su vida.

Sin embargo, declaró, el momento actual es una olla de presión que pude terminar mal o con un resultado final no deseado.

“Las madres las vemos sí como un grupo afectado vulnerable, pero que ahorita se coloca como un grupo resistente.


“Están conteniendo, están resistiendo, están apoyando a los otros grupos vulnerables, pero es una olla de presión, es un foco de alerta y de mucho cuidado porque el resistir y resistir, o adaptarse a una situación adversa, puede que llegue a terminar mal”, subrayó.

El académico recalcó que lo más recomendable para las madres es que practiquen el auto cuidado y así como están pendientes de los demás se cuiden a sí mismas, que cuiden su sueño, su descanso, sus hábitos de alimentación, los niveles de estrés, que tengan áreas y momentos de esparcimiento, y que no todo sea presión o estrés, y que haya cortes en el día para poder relajarse.

Sobre la violencia familiar que se incrementó en el estado precisó que lo esencial es buscar ayuda en las diferentes instituciones de apoyo y dejar de normalizar la violencia.

Mientras que, en general, puntualizó que en esta etapa en la que se presenta una mejoría en las estadísticas sobre covid-19 en Nuevo León, es importante poder mantener las emociones congruentes con lo que se está viviendo.

“No nos quedemos, por ejemplo, en la fase de impacto inicial de la pandemia o en los momentos más difíciles, y ahorita que ya se está mejorando poco a poco que también las emociones vayan así mejorando poco a poco, y sean congruentes con lo que estamos viviendo y no con lo que pasó anteriormente”, 
enfatizó. 

NOTAS MÁS VISTAS