Así es el emblemático Callejón del Beso en Guanajuato; dónde está y cuánto cuesta una foto

El Callejón del Beso es uno de los lugares más famosos de Guanajuato

Valeria y Jorge en el lugar más romántico de Guanajuato / Foto: Ariel Ojeda
Guanajuato /

Si quieres amor duradero, un beso en el callejón puede ser el mejor amuleto”, dice un promocional al principio del Callejón Patrocinio, que cruza con ese pequeño tramo lleno de escalones que miles de enamorados buscan a diario en la zona centro de Guanajuato: el Callejón del Beso.

Jorge y Valeria vinieron desde Irapuato, a una hora de camino, para besarse primero en el tercer escalón, “el de la buena suerte”, y luego entre los balcones que de tan cercanos - 68 centímetros de distancia, según un fotógrafo del lugar - permiten estas muestras de afecto.

Foto: Ariel Ojeda



“Desde hace tiempo queríamos venir y no teníamos la oportunidad, pero hoy se nos dio. Aparte de la historia, somos pareja y nos pareció muy atractivo”, comenta el enamorado para MILENIO.

Ambos reconocen que al estar frente al fotógrafo del callejón se sintieron “un poco nerviosos”, pero “valió la pena” por tres retratos, “uno en un cuadro y dos en una hoja” que les costaron 200 pesos.

“Aparte te dan la opción de un candado donde pones tus iniciales con tu pareja y lo cierras ahí, entre comillas, para cerrar tu amor”, explica Jorge.

Destaca que entrar al Callejón del Beso no tiene costo, pero si una pareja quiere la foto oficial, el grupo de fotógrafos que trabaja en el estrecho pasillo tiene varios paquetes dependiendo si el ‘pico’ es en el tercer escalón o en el balcón, con una o varias impresiones.

Foto: Ariel Ojeda
Foto: Ariel Ojeda

¿Cuál es la leyenda del Callejón del Beso?

Mario Hernández lleva 37 años trabajando en la calle más famosa de Guanajuato como el contador voluntario de su leyenda. Llega al sitio desde temprano y cuando ve turistas de inmediato se acerca a preguntar “¿Ya escucharon la historia?”. Si le responden que no, se lleva las manos a la boca - para amplificar el volumen de su voz - y cuenta:

“En 1705, en el lado izquierdo vivió Ana, una rica española, y en la casa derecha vivió don Carlos, un pobre minero. Él trabajaba en la Valenciana, que es la mina más profunda de Guanajuato, y rentaba la casa por una moneda de oro y plata, no tenía nada”.

“Al papá de ella no le convenía que se casara con él porque era muy pobre, sino con un rico español que fuera de su misma clase. Una de las primeras noches subió el papá, los sorprendió besándose de un balcón a otro y la regañó. Le dijo que si la volvía a ver con el minero la iba a matar y ella lo tomó como una burla”

“La siguiente noche ya no le dijo nada, bajó muy enojado por una daga, subió al balcón y se lo enterró en el pecho. Mató a su propia hija porque no quería que se casara con el minero”.

Tras esta explicación, que también incluye una descripción de besos como el de la Vaquita, “con cualquier güey”, o el del Monaguillo, “hasta que la lengua toque la campanilla”, Mario acostumbra a pedir una cooperación voluntaria.

“Aquí viene mucha gente y le va bien, vienen hasta con los bebés. Para que vean que sí hay suerte ahí están las bendiciones”, revela el narrador de la leyenda a MILENIO.
Foto: Ariel Ojeda
Foto: Ariel Ojeda


¿Cómo llegar al Callejón del Beso?

Para llegar al lugar más romántico de Guanajuato conviene ubicar la Plaza de Los Ángeles, sobre avenida Benito Juárez, y caminar una decena de pasos por el Callejón Patrocinio hasta dar con el tramo de paredes color ocre donde siempre hay personas uniendo sus bocas.



  • Yair Hernández
  • juan.hernandez@milenio.com
  • (Azcapotzalco, 1994). Ya lo dijo Carpentier: “El periodismo es una maravillosa escuela de vida”.

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.