Ataques en Gaza dejan estela de niños sin familiares vivos

Miles han sido testigos del exterminio total de familias, frente a sus ojos, dice Médicos Sin Fronteras. Van 17 mil huérfanos, 12 mil heridos y mil amputados.

Unicef calcula que unos 17 mil niños han quedado huérfanos, no se sabe cuántos han perdido la mayor parte o totalidad de familias. | Óscar Ávila
Témoris Grecko
Gaza /

El doctor Ghassan Abu Sitta los distingue porque alrededor de sus camas no hay revuelo, no hay familiares aterrorizados por la gravedad de sus heridas, impactados por sus quemaduras o mutilaciones, angustiados por la proximidad de su muerte.

Son pequeños gravemente lastimados que ya no tienen quién se preocupe por ellos, porque sus padres y abuelos, hermanos y primos han muerto.

  • Y si sobreviven, tampoco queda quién los ayude a hacer su vida.

La guerra de Israel en Gaza le ha dado al mundo un nuevo acrónimo, creado por los expertos en salud mental de Médicos Sin Fronteras (MSF) para describir casos que se les están presentando con frecuencia inusitada: WCNSF, por las siglas en inglés de “niño herido sin familia superviviente”.

Aunque la agencia de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) calcula que unos 17 mil niños han quedado huérfanos en Gaza, no se sabe cuántos han perdido la mayor parte o la totalidad de sus familias. La inesperada frecuencia del fenómeno tomó a las organizaciones humanitarias por sorpresa.

“Seguimos viendo la misma proporción de mujeres y niños afectados desproporcionadamente por este conflicto”, señaló en videoconferencia desde Ginebra, Suiza, Marie-Aure Perreaut Revial, quien pasó dos meses en Gaza como coordinadora de emergencias de MSF. “En diciembre [el acrónimo] WCNSF era nuevo para todos nosotros. Ahora es tan común que nos lleguen niños al hospital, heridos y sin familia sobreviviente, que tenemos un procedimiento operativo para atenderlos”.
Son pequeños gravemente lastimados que ya no tienen quién se preocupe por ellos. | AFP/Mohammed Abed

Guerra contra la infancia

“Los niños que sobrevivan esta guerra, van a llevar no solo las heridas visibles de daños traumáticos, también las invisibles”, explicó Christopher Lockyear, secretario general de MSF Internacional, ante el Consejo de Seguridad de la ONU, el 22 de febrero. “Hay desplazamiento repetido, miedo constante y el ser testigos del desmembramiento literal de sus familiares, frente a sus ojos, [causan] heridas psicológicas que han llevado a niños tan chicos como de cinco años a decirnos que prefieren morir”.

En esa sesión, convocada para tratar la guerra, Lockyear les presentó a los embajadores el nuevo acrónimo WCNSF (Wounded Child No Surviving Family) y les demandó que exigieran un cese al fuego inmediato para detener el genocidio. La resolución fue bloqueada por Estados Unidos y Gran Bretaña.

“Vemos heridas de bala en niños causadas por cuadricópteros, que son básicamente drones con armas de fuego”, dice la doctora Amber Alayyan, subdirectora de programas de MSF para Medio Oriente, también en videoconferencia desde Suiza.

WCNSF, por sus siglas en inglés, significa “niño herido sin familia superviviente”. | Reuters/Mohammed Salem

“Estamos consternados por los informes sobre ataques deliberados y ejecuciones extrajudiciales de mujeres y niños palestinos en lugares donde buscaron refugio o mientras huían”, denunció el grupo de siete relatores especiales del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en una carta abierta.

“Algunos de ellos sostenían trozos de tela blanca cuando fueron asesinados por el ejército israelí o sus fuerzas afiliadas”.

La infancia sigue siendo la principal víctima de los ataques israelíes, por encima de mujeres y hombres adultos, según reveló la organización estadounidense Save The Children. De los 33 mil muertos identificados (se calcula que además hay alrededor de 10 mil cuerpos que no han podido ser rescatados de entre los escombros), 14 mil son niñas y niños (2 por ciento de la población infantil).

Además, 12 mil han sido heridos, incluyendo unos mil con una o dos piernas amputadas, señaló Unicef. La desnutrición y las enfermedades infecciosas prevenibles se están cebando con los más pequeños.

“Seguimos viendo la misma proporción de mujeres y niños afectados desproporcionadamente por este conflicto”. | Reuters/Bassam Masoud

Hace unos días, el ejército israelí emitió una declaración aseverando que sus fuerzas “solo atacan a terroristas y objetivos militares. En marcado contraste con los ataques deliberados de Hamás contra civiles israelíes, incluidos hombres, mujeres y niños, el ejército sigue el derecho internacional y toma precauciones viables para mitigar el daño a los civiles”.

Familia extendida asesinada

A los daños físicos, se suman el trauma psicológico y la pérdida total de sus parientes. Perreaut Revial refiere el caso de Salma, de nueve años, quien sufrió una fractura de cráneo cuando bombardearon la casa en la que estaba su familia. Tenía una pierna rota y la otra amputada.

Todavía estaba en la unidad de cuidados intensivos, sin saber que era la única que había salido con vida de entre los escombros, “pues el personal estaba ocultándole que no quedaba nadie más de su familia, que estaba sola. Y todos nos veíamos impotentes sobre qué hacer con esta paciente. Cómo decirle. Porque no creo que haya nadie con el entrenamiento, y no creo que alguna vez alguien pueda ser entrenado, para anunciarle algo así a un niño”, dice Perreaut Revial, con expresión de impotencia.

La infancia es la principal víctima de ataques israelíes, por encima de mujeres y hombres adultos. | Reuters/Ahmed Zakot

Uno de los Médicos sin Fronteras es el mexicano Aldo Rodríguez, cirujano que admitió el uso corriente del acrónimo WCNSF, debido a la frecuencia de las intervenciones de emergencia en infantes heridos en la zona afectada por la guerra. Según una publicación de la misma organización, Rodríguez señaló que “debido al alto número de niños que llegaban sin familiares, comenzamos a utilizar la sigla”.

“Algunos de mis momentos más difíciles en Gaza fueron durante las 20 a 25 cirugías que realizaba cada día”, reveló.

Los expertos de MSF se vieron obligados a desarrollar un procedimiento para esos pacientes, “cómo cuidarlos, cómo referirlos, cómo tratar de encontrar alguna red de apoyo si no queda familia extendida. Y en un lugar como Gaza, si no hay familia extendida capaz de venir a hacerse cargo de ese bebé, es porque verdaderamente muchísima gente de su familia fue asesinada”.

Conflicto en Gaza se ensaña con niñas y niños

Los ataques del ejército israelí han dejado a miles de niños heridos, amputados e incluso sin familiares vivos.

  • 17 mil huérfanos
  • 14 mil asesinados
  • 12 mil heridos
  • Mil tienen una o dos piernas amputadas
  • Un millón padece hambre

Fuentes: Médicos Sin Fronteras y Save The Children.

EDD

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.