Los mercados estuvieron muy atentos al conflicto entre china y EE.UU., después de que los chinos respondieron con la devaluación del Yuan, rompiendo la barrera de 7 yuanes por dólar.