Le decían el edén, trabajar era cosa de todos los días, había dinero, la economía crecía, los petroleros hicieron de Tabasco un paraíso económico, pero de eso hoy no queda nada. Tabasco quedó en medio de la crisis más grande del estado.